A romper la barrera de comodín

Como ha sido en los últimos años, los Bengalíes de Cincinnati son candidatos a quedarse con la división, pero se les acaba el tiempo para dar el siguiente paso

Andy Dalton, mariscal de campo de los Bengalíes
Andy Dalton, mariscal de campo de los Bengalíes (AP)

Ciudad de México

Los Bengalíes de Cincinnati fueron uno de los equipos que levantó más expectativas en 2015, luego de que Marvin Lewis tuvo una de las mejores temporadas en la historia de la franquicia, con un inicio de 8-0, para cerrar 12-4, con Andy Dalton en buen momento, corredores y receptores maduros, además de una defensiva sólida.

Pero cuando parecía que Cincinnati estaba listo para llegar a instancias importantes, otra vez apareció la maldición del juego de comodín. Esta vez encarnada en su acérrimo rival, los Acereros de Pittsburgh, ya que ante ellos se lesionó su quarterback titular en la Semana 14, y luego les propinaron su sexta eliminación consecutiva en la ronda de comodines.

Para este 2016, los Bengalíes seguirán con jugadores importantes para trascender, pero el problema es dar el siguiente paso en la postemporada. Maldición, problema psicológico, llámenle como quieran, pero los seguidores de los fans piden que rompan con ello.

A la ofensiva tendrán el regreso de Dalton, que fungirá como líder de este equipo, luego de que viene de lanzar su cuota más baja de intercepciones en una campaña (7), contando con las labores de Jeremy Hill y Giovani Bernand, quienes se combinaron para más de 1,500 yardas en 2015.

La eficiencia del ala cerrada Tyler Eitfert y el cuerpo de receptores que sigue encabezado por el explosivo A.J. Green (1,297 yds y 10 TD), con el complemento de los experimentados Brandon Tate y Brandon LaFell, Dalton tendrá un efi ciente circo aéreo, pero se tendrá que reponer a las bajas de Marvin Jones y de Mohamed Sanu, además de la del tackle Andre Smith en la línea ofensiva y la salida de su coordinador, Hue Jackson, quien se fue como entrenador en jefe a los Browns de Cleveland. Su lugar ahora lo ocupará Ken Zampese, quien también es el responsable de los quarterbacks y está en la organización bengalí desde 2003.

En cuanto a la defensiva, Cincinnati seguirá contando con hombres de calidad, desde la línea, con gente como Domata Peko y Michael Johnson, además de Geno Atkins y Carlos Dunlap, quien con sus 13.5 capturas el año anterior es un peligro para el pasador rival.

El cuerpo de linebackers también es de respeto, liderado por Rey Maualuga y Vontaze Burfi ct, completándose con la adición del veterano Carlos Dansby; pero quizá la pérdida más significativa para esta defensiva fue en el perímetro, ya que a pesar de contar con Dre Kirkpatrick, George Iloke y Adam Jones, en la agencia libre se marchó Reggie Nelson, su safety estrella que terminó como el líder en intercepciones de toda la NFL el año pasado, y que ahora estará en los Raiders de Oakland; tampoco seguirá Leon Hall.

Los Bengalíes continuarán, junto a los Acereros, en esa interminable lucha por la cima del Norte de la AFC, tratando de repetir el récord de 2015, pero con la pesada tarea de ganar en playoffs, de lo contrario el reloj podría alcanzar a Dalton y Lewis.

PRONÓSTICO: 11-5