Se acaba el tiempo para los Acereros

Con 35 años, Ben Roethlisberger pensó en retirarse y aunque vuelve, Pittsburgh debe trascender en playoffs

Ben Roethlisberger
Ben Roethlisberger (AP )

Ciudad de México

Al final de la temporada anterior, Ben Roethlisberger no estaba seguro de regresar a la NFL para el 2017, pero el quarterback de 35 años no dio el paso, y volverá para su campaña 14 con los Acereros de Pittsburgh; sin embargo, su amenaza es un recordatorio de lo que puede ocurrir con el equipo, al que se le termina el tiempo para sumar otro Vince Lombardi.

Big Ben no vive una temporada completa desde 2014, y en la más reciente se quedó a 181 yardas de las cuatro mil, aunque registró 29 pases de anotación, la tercera más cifra de su carrera, pero todo ese esfuerzo se quedó en una humillante derrota en el Juego de Campeonato de la Americana ante los Patriotas de Nueva Inglaterra. Desde que los Acereros consiguieron el sexto título de su historia en 2008, solo han regresado al Super Bowl una vez y a su mariscal de campo se le termina la gasolina.

Ben no tuvo muchas armas el año pasado, más allá de Antonio Brown, el mejor receptor de la Liga, quien fue su blanco principal, el otro ala abierta, Martavis Bryant fue suspendido todo el 2016 y aún no es reactivado, mientras que Darrius Heyward-Bey tuvo una presencia testimonial, por ello reclutaron a JuJu Smith-Schuster en la segunda ronda del Draft, y con el ala cerrada Jesse James, se espera que el quarterback tenga un gran arsenal. Una de las razones principales para la derrota ante Nueva Inglaterra fue la lesión de Le’Veon Bell, quien había tenido juegos de 167 y 170 yardas en playoffs, pero apenas registró seis acarreos ante a los Pats; solo una vez en su carrera ha tenido una temporada completa, y los Acereros lo necesitan.

Knile Davis será su nuevo reemplazo ante la marcha de DeAngelo Williams. La línea es espectacular, apenas permitió 17 capturas en 2016, la cifra más baja en la carrera de Roethlisberger, y tuvo al quinto mejor corredor de la Liga en Bell. Maurkice Pouncey y David DeCastro fueron seleccionados al Pro Bowl.

A la defensiva, Cameron Heyward es la fuerza en los frontales, aunque estuvo fuera las últimas nueve semanas del 2016, Javon Hargrave fue una revelación, y llegó Tyson Alualu de Jacksonville. Entre los apoyadores, se fue Lawrence Timmons, y Vince Williams deberá dar un paso al frente para reemplazarlo como linebacker interno, junto a Ryan Shazier, otro que debe mantenerse sano; por fuera, James Harrison ya tiene 39 años, pero en el Draft tomaron a T.J. Watt, hermano de J.J., de Houston, quien debe aprender.

En el perímetro, los novatos Artie Burns y Sean Davis mejoraron la unidad, pero la duda es el segundo esquinero, porque Ross Cockrell no parece solución para una defensiva que se ubica a la mitad de la Liga por aire. Los Acereros deben dominar la División Norte, pero sus verdaderos rivales están en el resto de la Americana, antes que Roethlisberger opte por el retiro.

¡Asiste a "Raiders vs Patriots" NFL México!