Rodgers siempre hace la diferencia

De la mano de su estelar quarterback y con algunas mejoras, Green Bay otra vez es favorito para llegar lejos

Aaron Rodgers, QB de Green Bay Packers
Aaron Rodgers, QB de Green Bay Packers (AP)

Ciudad de México

Resulta difícil de creer que teniendo a Aaron Rodgers, los Empacadores tenían marca de 4-6, antes de cerrar con seis triunfos al hilo y quedarse en la antesala del Super Bowl por segunda vez en los últimos tres años, al caer ante Atlanta en la Final de la Nacional. Lesiones en los corredores y un pobre accionar de su perímetro fueron las causas del pobre inicio de las huestes de Mike McCarthy en 2016.

Lo extraño es que para el presente certamen no hubo grandes adiciones en estos departamentos, de ahí que Rodgers tendrá una vez más la responsabilidad de hacer de éste, un equipo contendiente. Y es que a sus 33 años, sigue siendo un QB de élite. Viene de una campaña de casi 4 mil 500 yardas y 40 TD, además que por sexto año en fi la lanzó menos de 10 intercepciones.

Jordy Nelson, quien sumó 97 recepciones y 1,257 yardas en 2016, conforma junto a Randall Cobb y Davante Adams un peligroso grupo de receptores, cuyo único pero es que no ha podido mantenerse sano los últimos años. Como ala cerrada se fue Jared Cook, pero trajeron a Martellus Bennett, quien viene de ser campeón con los Patriotas en una temporada donde atrapó 55 balones y celebró siete TD.

El año anterior, las lesiones de Eddie Lacy y James Starks obligaron a McCarthy a habilitar a Ty Montgomery como corredor, quien no lo hizo mal, pues promedió 5.9 yardas por acarreo. El problema es que solo en un partido llevó más de 11 veces el balón. Para ayudarlo, los Packers seleccionaron a Jamaal Williams y a Aaron Jones.

La línea ofensiva podría resentir las partidas del guardia T.J. Lang y del centro J.C. Tretter, dos buenos bloqueadores. Ahora Jahri Evans y Corey Linsley, quien ha batallado con las lesiones serán los titulares en esas posiciones.

A la defensiva, los frontales resentirán la partida del veterano Julius Peppers, quien ayudaba a presionar al quarterback, de ahí que el novato Montravius Adams y el recién llegado Ricky Jean-Francois secundarán a Mike Daniels, su mejor elemento en esta unidad, aunque con pocos reflectores.

El grupo de linebackers es sólido. Como interiores, el novato Vince Biegel ayudará a Blake Martínez, ya recuperado de la rodilla, y a Jake Ryan, eficiente contra la carrera, mientras que como exteriores aparecerán el veterano de nueve campañas Clay Matthews y Nick Perry, quien viene de la mejor temporada en capturas de su carrera (11), además de liderar al equipo en este departamento. Dom Capers sueña que este par se combine para al menos 20 sacks.

La pesadilla de Green Bay en 2016 fue el perímetro, que se ubicó en el lugar 31 de la Liga, al permitir casi 270 yardas por partido. Quinten Rollins, Ladarius Gunter y Damarious Randall se alternaron como esquineros, pero no dieron una, de ahí la necesidad que sus primeras dos selecciones fueran backs defensivos: Kevin King (CB) y Josh Jones (S), y de traer a Devon House, de Jacksonville. Con Ha Ha Clinton-Dix y Morgan Burnett hay solidez en los profundos.

En una división donde Detroit y Minnesota han crecido, si Green Bay pretende mantenerse en la cima y regresar al Super Bowl, debe balancear el ataque y mejorar el perímetro.

¡Asiste a "Raiders vs Patriots" NFL México! *Pagando con cualquier tarjeta