Western Kentucky gana un tazón 51 años después

Los Hilltoppers (8-5) casi desaprovecharon una ventaja de 42-14 en el marcador justo al medio tiempo, pues el equipo de Central Michigan (7-6) tuvo un sorprendente regreso de 34 puntos en el último cuarto para quedarse muy cerca.

Quarterback Brandon Doughty celebra el triunfo
Quarterback Brandon Doughty celebra el triunfo (AP )

NASSAU, Estados Unidos

Western Kentucky venció 49-48 a Central Michigan para ganar el Bahamas Bowl del futbol americano colegial de Estados Unidos y así conseguir tras 51 años su tercer tazón en su historia.

Los Hilltoppers (8-5) casi desaprovecharon una ventaja de 42-14 en el marcador justo al medio tiempo, pues el equipo de Central Michigan (7-6) tuvo un sorprendente regreso de 34 puntos en el último cuarto para quedarse muy cerca.

Con un segundo en el reloj y 80 yardas de distancia Cooper Rush completó un bombazo a Jesse Kroll, quien fue capturado, pero alcanzó a mandar un pase lateral a Deon Butler, quien a su vez la pichó a Courtney Williams y este pudo pasarla al receptor Titus Davis, quien corrió lateralmente para entrar a penas por la esquina de la "end zone" entre los defensivos para acercarse 49-48.

Davis así consiguió su cuarta anotación del juego en seis recepciones para un total de 142 yardas, sin embargo el equipo decidió apostar todo por el triunfo en lugar de ir por el gol de campo y mandar el encuentro a la series extras, así que buscando la conversión Rush mandó un "bombeadito" a las diagonales buscando a Kroll, quien no la pudo atrapar y el pase fue incompleto.

Con la mencionada jugada terminó el encuentro, tras el cual Western Kentucky consiguió su tercer tazón en cuatro apariciones este tipo de cotejos.

Su última victoria se remontaba a 1962 cuando ganó el Tangerine Bowl, además que este triunfo le sabe a revancha los "Hilltoppers", ya que en 2012 perdieron justamente ante los "Chippewas" cuando jugaron por el Little Caesars Pizza Bowl.

El quarterback campeón Brandon Doughty, coronó una temporada prolífica con 486 yardas por aire y cinco touchdowns con lo que acabó el año con cerca de cinco mil yardas por aire, 49 touchdowns por aire y 10 intercepciones.