ENTREVISTA | POR LUIS SALCEDO CASSIO

Luis Martínez Burciaga Entrenador del equipo Vikingos

Querido y respetado, Luis Martínez Burciaga abrió las puertas del Club San Isidro y las instalaciones de Vikingos, para conocer más de su vida y su pasión por servir al deporte que ama.

El "Ranger": 38 años formando atletas y hombres de bien

Luis Martínez Burciaga, entrenador del equipo Vikingos Laguna.
Luis Martínez Burciaga, entrenador del equipo Vikingos Laguna. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Varias generaciones han pasado por sus manos, hoy son hombres de bien y productivos para la sociedad, gracias a que fueron formados desde niños como jugadores de futbol americano en el equipo Vikingos de San Isidro, por un personaje querido y respetado por muchos, el popular "Ranger".

Luis Martínez Burciaga el nombre que le pusieron su padres al nacer, "El Ranger", apodo por el que es conocido, respetado y querido.

Me siento a gusto en ese aspecto, porque el futbol americano es un deporte algo diferente, que necesitas de carácter para estar aquí.

Y cómo no serlo, pues ha entregado 38 años de su vida a formar jugadores, gracias a la gran pasión que siente por ser entrenador de Futbol Americano.

Acerero por convicción, "El Ranger", o "El Ranchero", como unos lo apodan, nació un 30 de marzo de 1957 en Ciudad Victoria, Tamaulipas, junto a su familia llegó a La Laguna cuando contaba con 1 año de edad, como el mismo lo relata.

Tamaulipeco, pero lagunero hasta los huesos, este peculiar personaje, sólo fue detenido de su pasión, el entrenar, al estar delicado de salud recientemente.

A los 58 años de edad, el corazón le falló, pero su pasión por lo que hace lo hizo levantarse de una cama de hospital, tras 10 días en observación.

Cuando era un joven aún con muchos objetivos por cumplir, decidió dejar de lado su etapa como jugador, cuando aún estaba en plenitud y siendo seleccionado lagunero, para dirigir, descubriendo así su verdadera pasión y vocación.


¿Cómo es su historia, sus primeros pasos en el americano?

Yo realmente empecé a jugar gracias a mi hermano el mayor, Arturo, él jugaba americano tiempo atrás, yo iba a ver los partidos y se me hacía muy emocionante el ambiente que tiene el juego, la hermandad entre jugadores, mucha unión y me gustó el deporte.

El americano es agresivo, pero sales del campo y eres completamente diferente, una persona que no tiene rencores de ningún tipo, porque todo lo dejas en el campo.

¿Qué inició todo?

Fue por 1975 cuando empecé a jugar en el equipo de la 18 de Marzo de Gómez Palacio, me gustó, me fue bien.

Era yo delgado, jugaba de defensivo "Safety" y me gustó esa posición.

Al siguiente año me fui a jugar al equipo de Leyes, que iba a jugar a Saltillo y se me hacía atractivo eso, ir a jugar fuera, aparte es empezar de nuevo, una nueva ilusión, el probarme de nuevo para poder ganar un puesto y lo logré.

Para un año después, buscaba juegos intermedios, dónde poder jugar cuando se descansaba, jugaba donde sea, para mantenerme activo todo el año"

¿Cómo pasó esa etapa de jugador a entrenador, qué factores influyeron?

Jugué con el Tec de Durango, para después venir a Vikingos de San Isidro. La idea era siempre jugar, todo el año.

La constancia me llevó a la selección laguna, que en ese entonces se llamaba Espartanos allá por 1982, año en el cual también decidí entrenar en Vikingos, tenía 24 y jugaba fuera de la Región y ya me quitaba tiempo para entrenar en San Isidro y pues ahí decidí que prefería ser entrenador.

¿El momento clave?

El momento clave cuando decidí ya no jugar y mejor entrenar, fue porque llegaba el momento en el que estorbaba mi carrera como jugador para poder entrenar.

Hubo la posibilidad de ir a jugar con la selección y mejor me quedé a entrenar a mi equipo en Vikingos, ahí tome la decisión y ahí me dediqué totalmente a esto que me gusta.

¿Qué ha pasado en 38 años y cómo es la relación con los jugadores?

Son 38 años de estar aquí, la verdad fueron muchas generaciones a las cuales entrené.

Me siento a gusto en ese aspecto, porque el futbol americano es un deporte algo diferente, que necesitas de carácter para estar aquí, un entrenamiento fuerte, golpear y que te peguen, es diario hacer ejercicio y eso lo pone a parte de muchos deportes.

Tienes una comunicación muy cercana a los jugadores, casi paternal. Los muchachos te ven como una persona a la cual respetan, que fue importante en su formación y disciplina.

¿Hoy hombres de bien, se siente orgulloso?

Me da gusto verlos en un futuro, que a lo mejor no son jugadores de NFL, pero tiene su empresa, trabajan en el extranjero, o trabajan para alguien más.

Pero les va bien gracias a Dios y eso creo yo, se debe a la disciplina que se va teniendo desde niño en el Americano, algo que pueden encontrar en otros deportes, pero se manifiesta más en el futbol americano.

¿Estuvo delicado de salud, qué lo motivó a regresar?

Estuve fuera de circulación por motivos de salud, nos falló el corazón y en ese lapso, la verdad lo que más lamentaba era no poder estar entrenando.

Ahorita estoy algo controlado, que no haga mucho ejercicio, que no esté estresado, pero lamentablemente o afortunadamente, esto es lo que nos gusta y aquí estaremos hasta que Dios lo permita, dirigiendo a los chavos.

¿Qué beneficios tiene y cómo se prepara para entrenar?

Sí yo pudiera vivir de esto, me dedicaría 100% al deporte, es como un hobbie, pero es mi pasión.

En sí, aquí no tenemos un sueldo, te ayudan a algunas cosas, lo hace más uno por la pasión de estar haciendo lo que a uno le gusta, somos entrenadores porque nos gusta.

Este es un deporte que a un nivel mayor, amerita estar el 100%, tiene uno que prepararse como cualquier profesión, estarte actualizando, tomar clínicas, porque no te puedes quedar a atrás.

¡El jugador sale de Vikingos a nuevos horizontes!

Nuestros jugadores están siendo becados en universidades importantes del país, se abre el abanico de oportunidades en Puebla, en varios tecnológicos de Monterrey.


Muchos chavos que salieron de Vikingos ya están jugando y estudiando fuera de aquí, ya lograron salir y seguir haciendo lo que les gusta.

¿Quién ha destacado en el extranjero que haya sido entrenado por Vikingos?

Estuve fuera de circulación por motivos de salud, nos falló el corazón y en ese lapso, la verdad lo que más lamentaba era no poder estar entrenando.

Ya tuvimos a un jugador Vikingo que jugó colegial el Estados Unidos, Daniel Siller, quien jugó becado para la Universidad de Texas en El Paso.

Aún no ha salido uno que llegue a niveles de NFL, pero como quiera que sea, están llegando a ser becados en universidades importantes de México hasta al 100%.

¿Los entrenan para ser jugadores o para la vida?

Aquí te entrenamos para cuando salgas a la vida real, a la jungla como se dice, sepas como afrontar los retos que se te presenten y seas disciplinado y tengas éxito.

Esa es nuestra meta como entrenadores. ¿Qué es lo que sigue después de ser jugador?, pues ser hombre de bien.