Sorpresa, sí, pero legítima

Los Vikingos de Minnesota han volado bajo el radar y calladamente llegaron a siete victorias en la campaña, salud que será probada por Green Bay este domingo

Vikingos de Minnesota
Vikingos de Minnesota (AP)

Minneapolis

Mientras todo el mundo de la NFL hablaba de los invictos, sorpresa, los Vikingos de Minnesota ya tienen siete victorias, con una construcción que no parece una coincidencia. Su ofensiva tiene una identidad distintiva, centrada alrededor de Adrian Peterson y un poderoso juego terrestre.

Su defensiva es joven, rápida y en todos sus componentes bien estructurada. Los rivales ya toman nota de las fortalezas de maquinaria, que muchos analistas de la Liga ya consideran como una de las defensivas más dominantes. El conjunto de Mike Zimmer clasifica como el mejor conjunto en puntos permitidos por partido, 17.1, mientras que son los terceros en conversiones de tercera oportunidad, permitiendo un 32.2 porciento, además de admitir solo el 45.9 por ciento de los intentos del rival en zona roja.

Tan sencillo, ningún equipo le ha anotado más de 23 tantos en la campaña.

Y aunque la mejoría ha sido notable ante equipos como Kansas City, Detroit y Chicago, la calidad de esta unidad está a punto de ser probada por mariscales como Aaron Rodgers de los Empacadores de Green Bay, Matt Ryan de los Halcones de Atlanta, Russell Wilson de los Halcones Marinos de Seattle, Carson Palmer de los Cardenales de Arizona, Jay Cutler y su mejoría como líder en los Osos de Chicago y el siempre una incógnita Eli Manning.

5 PARTIDOS consecutivos, los que ha ganado el equipo de Minnesota, lo que los hizo ascender al número cinco del ranking de la cadena ESPN, primera vez desde 2010.


El resto del camino, la defensiva de los Vikingos recibirán exámenes cada vez más complicados. Pero el ataque se sostiene por Peterson, el líder corredor de NFL. De regreso tras perder 15 partidos consecutivos.  Y esta ha sido la campaña idónea para probar las capacidades de Teddy Bridgewater que puede ayudar a Sota a conseguir el boleto de Comodín.

Y su misión de esta semana, como bien lo ha repetido el entrenador Zimmer, es no comenzar a creer que son una potencia a vencer, el domingo van contra Green Bay, un conjunto que a pesar de que ha dejado caer tres partidos tras comenzar 6-0, sigue teniendo a uno de los mariscales de élite y constituye el primer gran reto para los de Minneapolis.

Lo que alarma a Zimmer es el récord de los Vikingos ante equipos ganadores, una buena razón para no echar las campanas al vuelo por la repentina mejoría de los Vikingos, que no ganan su división desde 2009, cuando Brett Favre dirigía los destinos.

Y que ese liderato del Norte de de la NFC es por solo un juego (7-2), un castillo en el aire que se puede caer por los suelos con una pésima actuación ante el rival divisional más acérrimo que conocen.

"(El primer lugar) no importa", dijo Zimmer. "Importará a finales del año. Es el único momento en que me preocuparé por ello. En este momento solo tratamos de reunir tantas victorias como podamos y sumarlas a final del año".

La victoria sobre los Raiders mostró que el conjunto está construido para ser soportado no solo por las aportaciones de Peterson y Bridgewater.

63 PORCIENTO De las jugadas de los Vikingos han sido carreras designadas. El equipo lidera a la NFL con 1,325 yardas terrestres totales.


A pesar de que Peterson finalizó con 203 yardas terrestres, la defensiva limitó al encendido mariscal de los Raiders, Derek Carr a solo 14 puntos, mientras que Cordarrelle Patterson regresó una patada de kickoff 93 yarda para un touchdown.

Balance es lo que ha mostrado el conjunto de Minneapolis.

EMPACADORES, PREPARADOS

Los Empacadores de Green Bay deberían reinar en el Norte de la NFC sin problema, pero un nuevo aspirante está a punto de quitarles el sueño. Los Empacadores deben ganar este domingo a los Vikingos de Minnesota para mantenerse en la pelea divisional. Una derrota los dejaría con dos derrotas debajo de los Vikingos con solo seis partidos por disputarse en el resto de la campaña.

El reinado de cuatro años consecutivos de los de Wisconsin podría llegar a su fin abruptamente y tras hilar tres derrotas en fila, el partido ante los Empacadores cobra nuevo significado: para ellos será el momento de levantarse y finalizar su marcha perdedora luego de hilar seis triunfos para iniciar el año, y para los Vikingos, la oportunidad de demostrar que son contendientes legítimos por uno de los disputados Comodines de la conferencia.

SUS ÚLTIMAS CAMPAÑAS

  • Temporada 2005 / récord 9-7 / sin playoffs
  • Temporada 2006 / récord 6-10 / sin playoffs
  • Temporada 2007 / récord 8-8 / sin playoffs
  • Temporada 2008 / récord 10-6 / Comodín
  • Temporada 2009 / récord 12-4 / Conferencia
  • Temporada 2010 / récord 6-10 / sin playoffs
  • Temporada 2011 / récord 3-13 / sin playoffs
  • Temporada 2012 / récord 10-6 / Comodín
  • Temporada 2013 / récord 5-10 / sin playoffs
  • Temporada 2014 / récord 7-9 / playoffs
  • Temporada 2015 / récord 7-2 / ¿?