Viejos conocidos

Los rivales divisonales, Seattle y San Francisco disputan el Juego de Campeonato de la Nacional; sus coaches Pete Carroll y Jim Harbaugh se conocen desde el colegial. Manning busca llegar a su tercer Superbowl, Brady a su sexto

Denver, Colorado y Seattle, Washington

En una campaña en la que Peyton Manning superó la marca de pases de anotación de Tom Brady era necesario que estas dos estrellas se enfrentaran teniendo el título de la Conferencia Americana y el boleto al Supertazón en juego.

Mientras los mariscales de campo compartirán los reflectores, no hay razón para creer que los ataques terrestres de los Broncos de Denver y los Patriotas de Nueva Inglaterra serán menos decisivos hoy.

Este puede ser el encuentro final de postemporada entre estos dos futuros integrantes del Salón de la Fama, y lo que está en juego no puede ser más grande que un pasaje al Super Bowl XLVIII, esta tarde en Denver, Colorado.

Peyton fue la historia de la campaña diseccionando a las defensivas de la NFL para acumular 55 pases de touchdown.

Brady impuso la marca previa de 50 en 2007, cuando los Patriotas casi completaron su histórica campaña de 19-0 antes de ser sorprendidos por los Gigantes de Nueva York en el Super Bowl, equipo liderado por el otro Manning, Eli.

El ya legendario mariscal de campo de Nueva Inglaterra ha ganado 10 de 14 enfrentamientos contra equipos de Manning, incluyendo una marca de 2-1 en la postemporada en la cual el equipo de casa prevaleció en cada ocasión, y un 1-1 en Juegos de Campeonato de la Americana.

El primer encuentro entre ellos esta temporada ciertamente fue de gran drama, y Nueva Inglaterra (13-4) vino de atrás de un déficit de 24-0 a la mitad del juego para ganar en el tiempo extra 34-31 el 24 de noviembre en Foxboro.

Manning fue detenido en 150 yardas, su peor resultado de la campaña. Denver (14-3) es favorecido esta vez como el número uno de la siembra con la ventaja de jugar en casa.

Brady explicó que disfruta su condición de equipo desfavorecido. “Estoy seguro que nadie nos elegirá para ganar esta semana”, dijo Brady, quien hará su octava aparición en partido por el título de la AFC y el tercero en el mismo número de años.

“Tendremos nuestras espaldas contra la pared por un rato. Realmente toda la temporada hemos perdido jugadores, y los equipos nos han descartado”, afirmó.

Denver contará con un Know-shon Moreno que tuvo mil 38 yardas terrestres, el mejor registro de su carrera y que les hizo 224 yardas a los de Foxboro en ese duelo de noviembre.

Pero mientras los Pats saben qué esperar del corredor, los de Colorado no pueden decir lo mismo de LeGarrette Blount, quien tuvo dos acarreos para 13 yardas la última vez que los equipos se enfrentaron.

Desde entonces, Blount está brillando con luz propia, sus 166 yardas y cuatro anotaciones fueron vitales en la victoria aplastante de 43-22 contra Indianápolis el sábado de la semana pasada.

El surgimiento del juego terrestre de los Pats le quita presión a Brady, quien fue capturado 40 veces, su mayor total desde 2001.

Manning dispondrá de uno de sus blancos predilectos, el ala cerrado Julius Thomas, quien no jugó en el primer partido entre ambos. Hace una semana logró 76 yardas y fue fundamental para la victoria sobre Indianápolis.

El equipo local ha ganado los tres previos encuentros de playoffs entre las franquicias. John Elway guió a los Broncos a una victoria de 22-17 tras la campaña 1986 en ruta a su primera aparición en Super Bowl, mientras Brady sufrió su primer revés en postemporada tras comenzar 10-0, cuando cayó 27-13 tras la campaña 2005 y los Pats se impusieron 45-10 hace dos temporadas contra un Denver liderado por Tim Tebow. 

****

Sostenidos por una racha de ocho victorias al hilo es fácil entender por qué los 49’s de San Francisco creen que pueden jugar mejor que en sus dos visitas previas a Seattle.

Y hoy determinarán si son capaces de frenar sus problemas de visita en esa aduana que para ellos ha sido inexpugnable para llegar a su segundo Super Bowl consecutivo, al enfrentar a los Halcones Marinos en el Juego de Campeonato de la Nacional.

“Somos los dos equipos que todos daban como finalistas al inicio”, dijo el quarterback de San Francisco, Colin Kaepernick. “Estamos listos”.

Y el linebacker NaVorro Bowman es capaz de sintetizar este choque y sus consecuencias: “ellos nos conocen y nosotros a ellos. Tenemos que llegar, sabemos la historia, pero esto (que está en juego) es el Super Bowl”.

Aunque los equipos han dividido los últimos cuatro partidos, el sembrado número uno, Seattle (14-3) ha lucido dominante al forzar siete pérdidas de balón y superado a los Niners por un acumulado de 71-16 en los últimos dos en el estridente CenturyLink Field.

“Es un gran problema jugar aquí”, dijo el esquinero de los Halcones Marinos, Richard Sherman. “Ganamos el derecho de enfrentarlos en casa, en nuestro campo frente a nuestros fans”.

Con el público de su lado han ganado seis consecutivos de playoffs. “Entendemos que tenemos que ir allá en un ambiente hostil contra un equipo realmente bueno y hacer lo que mucha gente cree que no podemos hacer”, explicó el safety de los 49’s, Donte Whitner.

Además, sus coaches tienen una historia previa, de sus tiempos en el futbol americano colegial, en Universidades que, como estos equipos de la NFL, tampoco se quieren. Jim Harbaugh estuvo con Stanford, mientras que Pete Carroll dirigía a la Universidad del Sur de California.

Sumando los duelos en la NCAA con los del futbol americano profesional, Harbaugh tiene una marca favorable de 6-3 sobre Carroll, con quien no ha construido una buena relación.

Kaepernick tiene récord de 4-1 en playoffs, incluyendo un 3-0 de visita. Posee un rating de 92.7 como pasador luego de lanzar seis touchdowns y tres intercepciones en esos cinco juegos, mientras que ha corrido para 377 yardas y cuatro anotaciones con promedio de 9.4 yardas por acarreo.

Su juego ha progresado con la presencia de Michael Crabtree, quien ha sumado 30 recepciones para 435 yardas con un touchdown en siete partidos, incluidos los de postemporada desde que debutó en el año el primero de diciembre tras una lesión en el talón.

“Somos un equipo distinto al que éramos la primera vez que jugamos (contra Seattle) en su estadio”, argumentó Kaep, quien lanzó para 127 yardas, tres intercepciones y fue capturado tres veces en ese cotejo.

San Francisco (14-4), aún tiene la tarea pendiente de retar a la defensiva de los Halcones Marinos que encabezó la Liga con 273.6 yardas y 14.4 puntos permitidos.

Además, su ofensiva no es para tomarse a la ligera, a pesar de que dependieron de Marshawn Lynch y sus 140 yardas para poner fuera de combate a los Santos de Nueva Orleans en la ronda divisional.

A pesar del reciente éxito contra su rival, el pasador Russell Wilson sabe que su rival no será fácil esta vez. “Los Halcones Marinos quieren darle algo especial a la ciudad”, explicó. “Para conseguirlo, tenemos que jugar los mejores 60 minutos de nuestras vidas”.

Wilson ha promediado solo 157.6 yardas aéreas en los pasados cinco encuentros con cuatro TD y tres intercepciones.