Tony Romo ¿hará el milagro?

Vaqueros de Dallas dio de baja a Brandon Weeden a unos días de que se dé el esperado regreso de Tony Romo, quien esperan los pueda meter en la pelea por el pase a playoffs 

Tony Romo
Tony Romo (AP)

CIUDAD DE MÉXICO

Llegó el tiempo. Han pasado las ocho semanas que debían jugar sin Tony Romo equipado detrás del centro y, todo parece indicar, que volverá a las actividades comunes de miércoles, para entrenar jueves y viernes, buscando regresar el domingo como el mariscal de campo titular.

Tony Romo está en condiciones de jugar otra vez con los Vaqueros y esa es una noticia que estaban esperando dentro del equipo, el staf de coacheo, los directivos y los ai cionados, luego que Brandon Weeden y Matt Cassel han fallado para hacer funcionar a su mejor nivel al ataque.

Eso se ha traducido en siete derrotas al hilo y pasaron de contendientes a sotaneros en la División Este.

"Tenemos que mostrarle a todos, incluso a nosotros mismos, que cuando tenemos ese buen respaldo en el mariscal de campo, podemos ser un equipo top", dijo el dueño de los Vaqueros, Jerry Jones.

"Tenemos una gran cuesta que enfrentar, ese es nuestro reto. Hemos perdido por otras razones normales en este deporte, pero la presencia de Tony nos pueda llevar a ese éxito".

Pero aunque el retorno de Romo les dará una cara distinta al ataque, no parece ser la solución, porque ha quedado claro que la ausencia del quarterback no es el único motivo por el que Dallas ha perdido siete encuentros consecutivos.

Y la pésima racha desde que Romo sufrió la fractura de la clavícula izquierda ha puesto en serio riesgo las esperanzas de playof s del campeón defensor de la División Este, de cara a su visita a Miami (4-5).

“Si creemos que solo porque Tony vuelve todo estará bien, nos estaremos equivocando”, reconoció el entrenador Jason Garrett. “Tenemos que mejorar en las tres áreas. Tenemos que dirigir y jugar mejor”.

Dez Bryant, en su tercer partido desde que se perdió cinco por una fractura en el pie derecho, cometió un error crucial ante Tampa Bay. En tercer down, soltó un pase, lo que dio a los Bucaneros otra oportunidad de buscar la victoria.

Y cuando parecía que Dallas había frenado a Tampa Bay y aseguraba la victoria al recuperar un balón que soltó Jameis Winston frente a la zona prometida, un castigo a Jef Heath anuló la jugada.

A ello hay que añadir dos derrotas mediante touchdown en la primera ofensiva de los rivales en tiempo extra, y una devolución decisiva de una patada para una anotación en el cuarto periodo.

Es decir, los Vaqueros se han hecho del hábito de permitir que se les escapen las victorias al i nal. “No sé si ése sea un problema de nuestro equipo”, dijo Garrett.

“Pero hay que encontrar formas de ganar los partidos, y lo hemos hecho en el pasado”. Dallas lo fue en el periodo i nal del primer partido de esta campaña, con Romo en los controles.

El mariscal de campo envió dos pases de anotación a Jason Witten en el cuarto lapso, incluido uno cuando restaban siete segundos para vencer 27-26 a los Gigantes.

Una semana después, en el partido en el que Romo se lastimó, Brandon Weeden lanzó un pase de 42 yardas a Terrance Williams en el último cuarto, para asegurar el triunfo por 20-10 sobre Filadelfia.

Desde entonces, los Vaqueros han estado empatados o han tenido la ventaja en el cuarto periodo en seis de siete partidos, y los han perdido todos. Los reemplazos Weeden y Cassel no han sido capaces de movilizar el ataque con regularidad.

Garrett no aseguró que Romo jugará ante Miami, pero su respuesta puede interpretarse como un visto bueno. “Lo dejaremos practicar”, indicó Jason Garrett. “Y si lo hace bien, va a jugar en el partido del domingo. Y esperamos que entrene bien, así que nos emociona esta oportunidad”.

Aquí la opinión de nuestros expertos:

ENRIQUE BURAK

Columnista La Afición

 

De poco servirá

Es difícil saber porque han tenido buenas actuaciones de sus quarterbacks y no han ganado. El problema es que no han sabido cerrar los partidos en estas siete derrotas al hilo que han tenido, perdiendo cinco por siete puntos o menos, así que su defensiva también ha tenido mucho que ver en esta mala racha.

Para su fortuna el líder está 5-5, no están tan lejos, pero simplemente hay que ver el resto del calendario que tienen para ver que sus aspiraciones son pocas. Luego de Miami tienen dos juegos con Washington, van contra Carolina, Green Bay, van a Buffalo, así que parecen estar en posibilidades de ganar dos o tres. Con cinco victorias en una temporada no vas a ningún lado, aunque tuvieran a Tony Romo, Roger Staubach o Troy Aikman.

 

-----------------

 

LUIS ENRIQUE GUTIÉRREZ

Editor La Afición

 

No les va a alcanzar

Los Vaqueros de Dallas tendrán otra cara con el regreso de Tony Romo en los controles, es curioso, pero cuántas veces la gente criticó fuertemente a Antonio Ramiro y ahora que estuvo fuera y ante la inefectividad de Brandon Wedden y Matt Cassel, otros tantos pedían a gritos su regreso. Sin embargo, también hay que decir que en esta racha de siete derrotas seguidas de Dallas, no toda la culpa fue de sus quarterbacks, su defensiva se ha caído en el último cuarto, de hecho, el conjunto de la estrella solitaria dejó escapar la ventaja en sus más recientes cuatro reveses.

Romo le dará profundidad al ataque, hará jugadas grandes con Dez Bryant y Jason Witten, ganará varios partidos, pero con marca de 2-7 y un calendario complicado por delante no le alcanzará para meter a Dallas a playoffs.

 

 

----------------

JUAN PABLO SÁNCHEZ

Coeditor Más Afición

 

Seguirán los problemas

Sin duda, para los Vaqueros de Dallas, el regreso de Tony Romo como quarterback titular servirá como impulso anímico para el resto del equipo. El problema es que más allá de un sólido ataque terrestre (9 de la NFL), la defensiva está en el promedio de la Liga, y recibe 23.8 puntos por partido, y eso no lo cambiará el pasador.

El título divisional, y por lo tanto la calificación a los playoffs están al alcance, ya que solo los separan tres triunfos del líder Gigantes; pero el resto del calendario, con visitas a Green Bay y Buffalo, y duelos en casa ante Carolina y Jets, vuelven casi imposible que se queden con este boleto. Siete derrotas en fila complicaron cualquier posibilidad.

 

--------------

MIGUEL BOADA

Editor Más Afición

 

Borrón y cuenta nueva

Por algo Tony Romo es el titular, pero los Vaqueros mostraron que el buen funcionamiento de su ofensiva depende casi totalmente de él, y para ser exitoso en la NFL, no puedes poner casi todo el peso en un solo jugador. Él solo no puede ganar los juegos, pero ahora su ofensiva será distinta, más veloz y efectiva. Los triunfos volverán, Carolina pondrá en riesgo su invicto y con Washington, dividirán.

El regreso será también una motivación y su ataque terrestre (noveno en la NFL) tendrá más margen de maniobra, porque la defensiva ya se preocupará del juego aéreo. El objetivo de Romo y su ofensiva es anotar más de los 25 puntos que en promedio les han hecho en las siete derrotas al hilo, algo que pueden hacer. Dallas llegará a diciembre peleando por el pase a playoffs.