Una nueva señal en el Super Bowl

Tom Brady y Russell Wilson pueden dictar el desenlace del Super Bowl, para bien o para mal, y aunque están bajo presiones distintas, el resultado va a marcar sus carreras 

Tom Brady y Russell Wilson
Tom Brady y Russell Wilson (Reuters )

PHOENIX, Arizona

Los Patriotas han puesto en jaque a la NFL en varias ocasiones, y la última de ellas es con su constante acto de poner formaciones ofensivas con jugadores elegibles que normalmente no lo son, lo que no solo ha causado confusión en las defensivas rivales, sino también en los o­ficiales.

Ante eso, la Liga reaccionó dando a los réferis la responsabilidad de reportar, por medio de una nueva señal, la situación de un jugador varios segundos antes de que salga la jugada.

"Sabemos que el tema de jugadores elegibles e inelegibles será importante el domingo y hemos trabajado mucho en esa parte para no confundirnos y no estar en desventaja", explicó el entrenador en jefe de los Halcones Marinos, Pete Carroll.

"Hablé con la gente de NFL para tratar este tema y llamaron después con una respuesta, tienen una señal para decirnos qué jugador con número no elegible lo es, pero ahora usarán una nueva para cuando un jugador que tiene un número que lo hace elegible, pero se reporta como inelegible, así va a ser más claro para nosotros identificarlo", continuó el entrenador.

Según explicó el head coach, alguno de los o­ficiales con las dos manos señalará al jugador ofensivo en cuestión y luego bajará las manos a la altura de las rodillas y cruzará los brazos varias veces, en un movimiento similar a cuando marcan un pase incompleto para señalar que ese integrante de la ofensiva ha quedado desactivado para atrapar un pase.

Este tipo de reacción se da debido a que los Patriotas han establecido un plan de juego donde presentan en varias acciones a un jugador con número no elegible para atrapar un pase, que se vuelve disponible para hacerlo, lo que confunde a la defensiva contraria.

Además, eso también llevó a que se infrinja el reglamento, aunque sin darse una sanción, ya que ese jugador no se sale del campo en el siguiente centro y mantiene la duda sobre su situación para poder o no atrapar el envío del quarterback.

"Trabajamos en esa parte con los muchachos y seguiremos en eso para estar preparados, porque eso puede cambiar las cosas en una serie. Y también les facilita el trabajo a los o­ficiales, porque el juego contra Indianápolis un jugador se reportó elegible y luego no salió y eso era un castigo que los árbitros no marcaron", sentenció Carroll.