Ellos podrían ser los héroes

Aunque la atención se centrará en Tom Brady y Peyton Manning, los pateadores pueden jugarun rol decisivo, incluso alguno de ellos estaría en condición de darle el triunfo a su equipo

Stephen Gostkowski y Brandon McManus pueden ser la diferencia en la Final de la AFC
Stephen Gostkowski y Brandon McManus pueden ser la diferencia en la Final de la AFC (AP)

Denver, Colorado

Antonio Smith no tuvo reparo en comparar a Tom Brady con un niño llorón. “Nunca he visto que un quarterback mire a los árbitros tantas veces como lo hace Brady en cuanto es capturado”, dijo el integrante de la línea defensiva de Denver con una sonrisa. “Cada vez que lo capturan, mira al árbitro como diciendo ‘¿lo vio?, me derribaron. ¿Eso debió ocurrir? Me golpearon un poco fuerte. Por favor, lance un pañuelo para imponer un castigo de 15 yardas. Haga que lo multen’’.

Los integrantes de los Broncos de Denver y de los Patriotas de Nueva Inglaterra saben que el partido por el título de la Conferencia Americana no se decidirá mediante críticas mutuas. Tal vez tampoco se defina por los brazos de Brady o de Peyton Manning, quienes se medirán el domingo en Denver. Tal vez, la clave del partido esté en los pies de dos de los mejores pateadores de la NFL.

Hay que tomar en cuenta que Denver ostenta una de las defensivas más férreas de la liga, y que Manning apenas puede conseguir puntos con un ataque que hace tiempo perdió la explosividad.

Stephen Gostkowski, pateador de Nueva Inglaterra, fue el mejor de la NFL en 2015, con 151 puntos. Brandon McManus, de Denver, empató un récord de la liga, al convertir sus cinco patadas en condiciones adversas, con mucho viento, durante el partido de la ronda divisional, que los Broncos ganaron por 23-16 a Pittsburgh.

El pronóstico del domingo en Denver contempla cielo nublado y temperaturas de cuatro grados centígrados a la hora en que comience el partido. Después, el termómetro bajaría incluso a uno bajo cero. Las condiciones no serían tan gélidas, lo que representaría una buena noticia para Manning y Brady.

Pero se suponía que en el último encuentro de los Broncos habría también condiciones meteorológicas más o menos benignas. “Durante el calentamiento, salimos y el día estaba tranquilo, bonito y templado”, recordó McManus. “Siete minutos antes de la patada inicial, salimos y sentimos un viento de 30 millas (48 kilómetros) por hora, que venía de las Rocallosas”.

Las ráfagas de viento hicieron que los postes del gol de campo se remecieran durante todo el partido. Pero McManus convirtió goles de campo de 28, 41, 51, 41 y 45 yardas.

En broma, dijo que simplemente le apuntó “al tipo que tenía la cerveza en el rincón de la izquierda”.

“Creo que todos sus intentos fueron estupendos”, recalcó Demaryius Thomas, quien soltó uno de siete pases, en buena medida por el viento. “Él nos mantuvo en el partido con los goles de campo. Nos ayudó a pesar del viento”.

Gostkowski está acostumbrado también a patear con un clima inclemente. Si hay viento el domingo, a ninguno de los dos pateadores le temblarían las piernas.

Gostkowski acertó goles de campo de 40 y 32 yardas en el último cuarto del encuentro que los Patriotas le ganaron 27-20 a Kansas City. El 29 de noviembre, cuando Nueva Inglaterra visitó a los Broncos, aportó otro de 47 yardas cuando el tiempo se agotaba, con lo que el partido se fue a la prórroga. En ese duelo, McManus falló desde la misma distancia.

Con 10 años de experiencia en la NFL, Gostkowski se mostró certero de principio a fin.

McManus comenzó bien, pero atravesó por una mala racha en las postrimerías de la temporada. Convirtió sus primeras 13 patadas, incluido un par de 57 y 56 yardas en el primer compromiso ante Baltimore. Se le nombró el mejor jugador de equipos especiales en la Americana durante octubre.

Pero falló intentos en cinco partidos seguidos, incluido uno en el encuentro que Denver perdió por tres puntos ante Oakland. Erró otro de 45 yardas frente a Cincinnati cuando el tiempo se agotaba, pero se revindicó al convertir desde 37 yardas en la prórroga.

Su entrenador nunca perdió la fe en McManus, quien está en su segundo año como profesional, fue dado de baja el año pasado pero recuperó su empleo a mediados del año.

“Creo que la confianza de Brandon es mucha ahora”, indicó Gary Kubiak. “Pienso que él tuvo un año verdaderamente bueno. Ha trabajado durante un momento difícil y está de vuelta. Ahora, luce tan bien como en buena parte de la campaña”. Gostkowski ha fallado solo tres de 39 intentos, incluidos los playoffs, mientras que McManus ha atinado 35 de 40.