El legado de Peyton Manning

El quarterback de los Broncos de Denver ha dejado atrás cuatro operaciones de cuello para llegar a su tercer Super Bowl, en la que ha sido una temporada llena de récords personales

Peyton Manning
Peyton Manning (AP)

Ciudad de México

En el Media Day de la semana del Super Bowl le preguntaron a Peyton Manning sobre su legado y respondió que eso no lo podía decir cuando aún estaba jugando, y que hablaría de ello a los 70 años, pero un segundo anillo de campeón pondría sin duda al quarterback de Denver entre los mejores de la historia.

Después de una temporada en la que rompió el récord de yardas y de pases de anotación en una sola campaña, Manning llega al juego más importante de la NFL por tercera vez en su carrera y en el ambiente flota la idea de que nada mejor para coronar una carrera sumamente exitosa que haber dejado esas marcas este año y retirarse como campeón.

No sería la primera vez que eso ocurre. El hombre que lo contrató, John Elway, se retiró a los 38 años (Peyton los cumplirá en marzo), después de ganar su segundo Vince Lombardi con el jersey de los Broncos. Después lo han hecho Jerome Bettis, Michael Strahan y el año anterior Ray Lewis, ex linebacker de los Cuervos de Baltimore.

Manning ha reconocido que habló con Elway y Lewis, pero dejó en claro que quiere seguir jugando la próxima temporada. Aunque tal vez si gana el título, con el trofeo en la mano, recuerde lo que ha pasado estos últimos años y cambie de opinión.

Para él, todo inició en julio de 2011 cuando decidió operarse el cuello, eso desencadenó otras cirugías en esa misma parte del cuerpo y luego se dio a conocer que un jugador que nunca había faltado a un partido de NFL se perdería toda la temporada 2012.

Con la tentación de tener la primera selección del Draft 2012 y poder seleccionar al quarterback de Stanford, Andrew Luck, y ante las dudas sobre si Manning volvería a jugar, los Potros lo cortaron el siete de marzo de ese año tras 14 campañas con el equipo.

Denver, que en ese momento vivía la Tebowmanía con su mariscal de campo, apostó por Peyton y lo firmó 13 días después.

En su primera temporada con los Broncos conquistó el premio al Regreso del Año, pero perdió en su debut en los playoffs ante Baltimore y las dudas volvieron sobre un pasador legendario que tiene marca de 11-11 en postemporada.

Pero este año rompió esos dos históricos récords con 55 pases de anotación y 5,477 yardas para después vencer a San Diego y Nueva Inglaterra en playoffs, y llegar a su tercer Super Bowl, donde busca ser el primer mariscal de campo titular en coronarse con dos franquicias distintas. Todo eso en poco más de dos años.

Con 13 viajes al Pro Bowl, siete nominaciones al primer equipo All-Pro y tres al segundo, todas las marcas de Indianápolis, formar parte del equipo ideal de la década anterior en la NFL, entre otras incontables marcas, Manning ha dejado su huella en la Liga y su legado no será debatido.

No obstante, otro anillo de campeón tras superar cuatro operaciones de cuello y ser cortado por el equipo del que fue símbolo, lo pondría en el Olimpo de la NFL y tal vez lo llevaría a decir adiós.