Generación 2012, clave del éxito de Seahawks

El entrenador Pete Carroll, el gerente general John Schneider y sus más cercanos colaboradores consideraban que la generación de jugadores reclutados en el "draft" de 2012 sería especial para Seattle, pese a las críticas de muchos

Generación del 2012
Generación del 2012 (Tomada del Twitter de Rusell Wilson )

Washington

Las personas ajenas a los Seahawks cuestionaban al linebacker Bobby Wagner, procedente de la pequeña Universidad Estatal de Utah; menospreciaban al quarterback Russell Wilson, transferido por la Estatal de Carolina del Norte para ser titular en su último año de universidad, y no confiaban en Bruce Irvin, quien desertó de la secundaria antes de aterrizar en Virginia del Oeste.

"Entre los colaboradores más estrechos y a puerta cerrada, hablábamos de que esto podría ser lo que buscábamos. Podría ser la generación del draft que verdaderamente marcara una diferencia", dijo Carroll.

Algunas veces, los miembros de esa generación —seis de los cuales están en el plantel activo de Seattle— recuerdan los comentarios negativos que recibieron. Ahora ostentan un anillo del Super Bowl y se aprestan para disputar el domingo su segunda final de la Conferencia Nacional, recibiendo a Green Bay.

Irvin, elegido en la primera ronda, sorprendió por su pronto reclutamiento. Muchos consideraban que nunca crecería en el nivel profesional.

Los críticos dijeron también que Wagner, seleccionado en la segunda ronda, jamás se había sometido a competencia de elite en el nivel colegial.

Y Wilson, reclutado en la tercera ronda, generó críticas tan diversas que sería muy difícil enumerarlas en una lista.

"Miramos estas cosas. Miramos esta generación. Tenemos a siete u ocho jugadores que ahora son piezas clave", dijo Irvin. "No sé quién hace esas evaluaciones. Sólo estamos aquí para demostrar que todos estaban equivocados".

Decisiones acertadas en el draft han conformado grandes equipos en el pasado. Algunos argumentan que la mejor generación fue la de 1974 con los Steelers de Pittsburgh, que se hicieron de Lynn Swann, Jack Lambert, John Stallworth y Mike Webster, todos miembros del Salón de la Fama.

Los Cowboys se hicieron de Mel Renfro, Bob Hayes y Roger Staubach en 1964. En 1996, Baltimore seleccionó a Jonathan Ogden y Ray Lewis, invaluables para conseguir el título.

El plantel de Seattle se ha construido con diversos métodos. Joyas de primera ronda, como el safety Earl Thomas y el tackle izquierdo Russell Okung, llegaron en 2010. Se les unió en ese mismo año el safety Kam Chancellor, reclutado en la quinta ronda.

Un año después, el linebacker K.J. Wright fue elegido en la cuarta vuelta. En la quinta se optó por el cornerback Richard Sherman, seleccionado al Pro Bowl, y en la sexta llegó el cornerback titular Byron Maxwell.

Y también andan por ahí agentes libres que no pasaron por el draft y que fueron descubiertos por Seattle. Destaca el caso de los receptores Doug Baldwin y Jermaine Kearse.

Pero ningún grupo de adiciones al plantel se compara con la del draft de 2012.

"Todos nos dijeron que no tendríamos éxito. Hemos oído eso a menudo", dijo Wilson. "No importa lo que nadie te diga. Tienes que motivarte a ti mismo. Eso es lo que tenemos en la clase de 2012 de los Seahawks. Todos nos motivamos, creemos en nosotros y nos apoyamos".