Scout Combine: apuesta en contra

Los últimos pasadores seleccionados temprano en el Draft han sufrido tras dar el salto a la NFL, historia que esperan cambiar los prospectos de 2015

Marcus Mariota y Jameis Winston, en un partido de la NCAA
Marcus Mariota y Jameis Winston, en un partido de la NCAA (AP)

Ciudad de México

Los números no ayudan a los quarterbacks que participan en el Combine en la búsqueda de un lugar en la NFL.

De los 62 mariscales de campo seleccionados en el Draft esta década, 15 están fuera de la Liga y otros 24 han pasado la mayor parte de su carrera en la banca o en el cuadro de prácticas; es decir, 63 por ciento del total.

Del resto, Russell Wilson tiene un anillo de Super Bowl y estuvo cerca de conseguir otro, y Andrew Luck ha mostrado que podría ganarlo pronto.

Pero los otros 21, incluidos Andy Dalton y Colin Kaepernick, han sido titulares y todavía intentan estar a la altura de su puesto en el Draft o de su sueldo.

El mensaje para Jameis Winston, Marcus Mariota y los otros 13 quarterbacks que trabajarán para los coaches, scouts y gerentes generales esta semana es simple: hay varias oportunidades, pero las apuestas están en su contra.


"Creo que es más difícil jugar la posición y desarrollarte en ella debido a los tiempos y al factor que no hay mucha paciencia como Liga", dijo Rich Gannon, ex quarterback ganador del premio al Jugador Más Valioso, quien pasó dos décadas en la NFL.

"Los equipos seleccionan a un joven y esperan que sea exitoso de inmediato, y solo porque a Dan Marino o Peyton Manning les tomó poco tiempo brillar, pensamos que todos serán iguales".

Sin embargo, una creencia en el Combine es que los pasadores están mejor preparados para cambiar de la universidad al profesionalismo, porque los ataques aéreos proliferan a lo largo de Estados Unidos desde hace una década.

15 PASADORES participan en el Combine de la NFL con el objetivo de ser reclutados en abril. 

Los equipos de preparatorias y universidades se alinean en formaciones abiertas, pistola y escopeta y, para el momento en que son adolescentes, los quarterbacks están preparados para recibir el balón, buscar en el campo y lanzar.

Pero como ha pasado con todos desde Tim Tebow hasta Teddy Bridgewater, ser mariscal de campo es diferente en la NFL. Las defensivas ajustan más rápido, hay mejores atletas y la opción de correr no está siempre abierta.

"Los pasadores que llegan son mejores que hace 10 o 20 años, pero el juego también es más difícil de aprender, desde el punto de vista de las defensivas, que hacen más cosas ahora, con las coberturas.

Antes eran fácil de analizar para cualquier estudiante, ahora debes estar graduado de MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts)", dijo Gil Brandt, ex director de personal de los Vaqueros de Dallas.

31 VECES los quarterbacks han sido tomados como #1 en el Draft; Luck, el más reciente en 2012.

Ni Blake Bortles ni Johnny Manziel ni Bridgewater destacaron la temporada anterior y los tres primeros quarterbacks elegidos en 2013 tampoco se han consolidado: E.J. Manuel, Geno Smith y Mike Glennon.

Luck, como Manning hace 17 años, es uno de esos jugadores únicos en cada generación que cumplió con los pronósticos, haciendo la transición sin sufrir.

Tuvo 4 mil 300 yardas y llevó a los Potros a playoffs en la temporada 2012, su primera, y ha mejorado en los años siguientes.

Si uno de los quarterbacks de esta generación iguala eso, sería una sorpresa. Se considera un grupo débil, con dudas sobre el carácter de Winston y sobre la capacidad de Mariota para comandar una ofensiva en la NFL.

Pero dos equipos arriesgarán con ello. Y en una Liga basada en los mariscales de campo, los trabajos de sus directivos dependerán de la decisión y lo que hagan después de firmar a los pasadores.

"Lo que es consistente es que los equipos que despidieron a sus entrenadores buscan quarterbacks", dijo Gannon. "Ve a los Jets, a Búfalo, los coaches se van cuando no pueden hacer que sus quarterbacks jueguen bien".