Las últimas balas de Brees

Con un equipo equilibrado ofensiva y defensivamente, los Santos pintan para luchar por un regreso al Super Bowl

Drew Brees
Drew Brees (Reuters )

Ciudad de México

Si las oportunidades de Drew Brees para jugar otro Super Bowl se ejemplificaran con la cantidad de balas que le quedan en un cilindro del revolver, ya tiene pocas. Con 35 años cumplidos y en la recta final de su carrera, el quarterback de los Santos de Nueva Orleans entrará a la campaña del 2014 con el objetivo de regresar al equipo de Louisiana a un Súper Tazón luego de tres intentos fallidos en las últimas cuatro campañas.

La escuadra negro y oro ha sumado tres apariciones en postemporada después de ganar el Super Bowl XLIV, pero no ha podido volver a este partido ya que los Halcones Marinos (en dos ocasiones) y los 49ers de San Francisco los eliminaron en las postemporadas del 2010, 2011 y 2013. Este año quieren que las cosas sean diferentes.

Para esta campaña la ofensiva seguirá siendo comandada por Brees. A pesar de que por varios pasajes de la temporada lució impreciso y cometió errores, el egresado de la Universidad de Purdue acumuló su cuarta temporada lanzando más de cinco mil yardas, sumando 39 envíos de anotación. Pero no todo fue color de rosa, ya que sufrió 37 capturas, dicha cifra es la mayor en su carrera.

El resto del ataque luce balanceado, en especial el terrestre, a pesar de que presenta bajas sensibles. Los corredores Mark Ingram y Kirky Robinson demostraron que pueden ser utilizados como caballitos de batalla y pueden acarrear el balón 20 veces cada uno por partido, así lo demostraron la postemporada pasada.

Por otra parte, Pierre Thomas tomará el papel de Darren Sproles (que se fue a Filadelfia), ya que podrá acarrear el balón o bien, podrá ser utilizado en pases pantalla. Si funcionan bien, Drew no tendrá tanta presión.

La ofensiva la completa el estelar ala cerrada Jimmy Graham. El tight end confirmó que si está sano es una máquina de atrapadas y eso lo respaldan sus mil 215 yardas y 16 recepciones de touchdown; el circo aéreo de Nueva Orleans presenta también al confiable Marques Colston, el jugador de segundo año Kenny Stills y el novato Brandin Cooks. Este último es un atleta explosivo que será utilizado en trayectorias profundas y también fungirá como regresador de patadas.

La defensiva tratará de revalidar lo hecho el año anterior, ya que se colocó como la cuarta mejor unidad en la NFL. Si bien tuvieron bajas importantes también se reforzaron con el profundo Jairus Byrd, por lo que el coordinador defensivo, Rob Ryan, debería de tener otro buen año en Nueva Orleans.

El calendario no será nada fácil, sin embargo, el equipo del entrenador Sean Payton tiene una escuadra completa por lo que se podría augurar una buena temporada para Brees y los de Louisiana, siempre y cuando no bajen su ritmo de juego, pero... ¿podrá el quarterback aprovechar sus últimas balas?