Wilson no permitirá que error del Super Bowl lo marque

La costosa intercepción al final del Super Bowl, que costó a los Halcones Marinos de Seattle su segundo título, no influirá en la vida de su autor

Russell Wilson, quarterback de los Seahawks, tuvo un buen día que incluyó más de 300 yardas por aire
Russell Wilson, quarterback de los Seahawks, tuvo un buen día que incluyó más de 300 yardas por aire (Reuters)

GLENDALE, Estados Unidos

Wilson no dejará que un costoso error sea el momento que marque su carrera. El mariscal de los Halcones Marinos de Seattle, que perdieran el domingo el Super Bowl ante los Patriotas de Nueva Inglaterra, tuiteó ayer por la mañana que no dejará que la intercepción de últimos segundos, que permitió a los Patriotas ganar el partido 28- 24, sea el momento dei nitorio de su historia en la NFL.

 “A los 26 años de edad, no permitiré que una jugada y un momento marquen mi carrera. Seguiré evolucionando”, comentó en la red social.

“Cada paso atrás trae consigo un regreso mejor”, escribió.

Seattle tuvo una segunda oportunidad y gol para anotar en la yarda uno de Nueva Inglaterra con 26 segundos por jugar, cuando Wilson lanzó un pase en ruta slant que quería poner en las manos de Ricardo Lockette y fue interceptado por Malcolm Butler.

Y es que el talentoso quarterback de los Halcones Marinos nunca había tenido que lidiar con tal adversidad. Ha tenido sus contratiempos y duras derrotas, pero el comienzo de su carrera ha sido uno de los más exitosos en la historia de la NFL. En su única derrota en playoffs, que vino cuando era novato, ante Atlanta, su regreso en la segunda mitad fue increíble. En su segundo año ganó el Super Bowl.

Pero ahora, cuando estaba a segundos de quizá conseguir su segundo anillo de campeón, lanzó un pase que siempre será mostrado en los videos que documenten el fracaso de su equipo, con la que ya muchos han llamado como la peor jugada llamada por un entrenador en toda la historia de la Liga.

“Coloco la culpa en mí”, dijo Wilson. “Soy el que lanzó ese pase”. Wilson y compañía tendrán un largo periodo entre campañas mientras meditan en todo lo que perdieron por una pobre decisión. Pero el joven mariscal. se mostró optimista de que tanto ellos, la organización y la ciudad de Seattle, superarán pronto el trago amargo de la derrota.

“Mantengo mi cabeza en alto”, dijo Wilson. “Sé que estoy preparado, sé que estoy listo, sé que jugué con el corazón, sé que el resto de mis compañeros lo hicieron así. No puedes dejar que te afecte. Solo tienes que enfocarte en lo que tienes para mantener a todo el grupo junto, en términos de mentalidad y espiritualidad. Y seguir allí después de todo”.

Carroll niega haber cambiado la jugada

Wilson puso en ejecución la jugada que fue llamada por los entrenadores de Seattle, una que ha sido duramente criticada desde entonces. Ayer, el entrenador de los Halcones Marinos, Pete Carroll, negó múltiples reportes de que cambió la jugada que ha causado tanta controversia, que originalmente era una carrera y él ordenó el pase que terminó interceptado en su lugar.

“No había un plan para correr en esa oportunidad, yo no cambié ninguna jugada”, declaró Carroll ayer. “Eso no ocurrió”.