Goodell se compromete a 'poner orden' en la NFL

Goodell admitió que se habían cometido errores en el caso del corredor de los Baltimore Ravens Ray Rice, quien golpeó a su ahora esposa en febrero

Roger Goodell, Comisionado de la NFL
Roger Goodell, Comisionado de la NFL (Reuters|)

NUEVA YORK, Estados Unidos

Roger Goodell, comisionado de la Liga Nacional de Football Americano (NFL), se comprometió el viernes a poner "la casa en orden" en este deporte en medio de una tormenta mediática por los casos de violencia doméstica y abuso infantil de los jugadores de esa Liga.

Goodell admitió que se habían cometido errores en el caso del corredor de los Baltimore Ravens Ray Rice, quien golpeó a su ahora esposa en febrero hasta dejarla inconsciente, en un elevador de un hotel.

En una conferencia de prensa el viernes, Goodell fue enfático al señalar que "los mismos errores no se pueden repetir" y dijo que la NFL elaborará nuevas políticas de conducta sobre estos casos.

"Nada está fuera de la mesa", dijo Goodell a los periodistas, y agregó que espera que las políticas podrían estar en funcionamiento para el Super Bowl de finales de esta temporada, que tendrá lugar a principios de 2015.

Goodell, sin embargo, dijo que no había considerado dimitir por acusaciones de violencia doméstica y abuso infantil que involucran jugadores, si bien admitió la respuesta de la liga y los equipos individuales no había sido la correcta.

"Vamos a poner nuestra casa en orden", dijo Goodell a los periodistas.

La NFL tiene previsto crear un nuevo comité de conducta personal y el proyecto de nuevas normas para los jugadores de la liga.

Goodell ha sido objeto de fuertes críticas por su manejo del caso de Ray Rice, el corredor que ayudó a los Ravens de Baltimore a ganar un título de Super Bowl tras la temporada de 2012.

El comisionado inicialmente había prohibido a Rice por sólo dos juegos después del incidente de febrero en un ascensor del casino, en el que el jugador golpeó Janay Palmer -entonces su novia y ahora su esposa- dejándola inconsciente.

Después de que un video sobre el incidente fuera publicado en línea en agosto, Rice fue cortado rápidamente por los Ravens y Goodell le impuso una suspensión indefinida, un castigo que el sindicato de jugadores está apelando.

El comisionado insistió en que tenía el apoyo de los dueños de los equipos y, cuando se le preguntó si había considerado renunciar, respondió: "No. Estoy concentrado en hacer mi trabajo, y hacer lo mejor para mi capacidad".

Al caso de Rice se le suman en estos días otros similares como el del ala defensiva de los Carolina Panthers, Greg Hardy, condenado por agredir a una ex novia y amenazarla de muerte, y el corredor de los Minnesota Vikings Adrian Peterson, quien ha sido acusado de abuso de menores en Texas después de que presuntamente azotara su hijo de cuatro años de edad.

Los casos han puesto a la NFL en la mira de los aficionados y patrocinadores.

Hardy jugó el primer partido de la temporada para los Panthers después de lanzar una apelación de su condena. Los Vikings habían planeado darle la bienvenida a Peterson después de perder su primer partido.

Pero en medio de una creciente indignación pública, ambos equipos negociaron acuerdos con sus jugadores para colocarlos en vacaciones retribuidas hasta que se aclaren sus casos legales.

El exdirector del FBI, Robert Mueller, conducirá una investigación independiente sobre el manejo de la NFL en el caso de Rice, y Goodell previamente había anunciado la contratación de tres expertos sobre violencia doméstica como asesores de alto nivel de la liga.

La revista Forbes estimó en agosto que el valor promedio de los 32 equipos de la NFL es 1.43 mil millones de dólares, el más alto en 17 años.