Richard Sherman, a festejar en muletas

A pesar de la gran actuación de la defensiva de Seattle, su estrella sufrió dos lesiones y salió con una férula en el pie derecho por el juego físico de los Broncos de Denver

EAST RUTHERFORD

Aquellos que visualizaban a Seattle como campeón del Super Bowl imaginaban a Richard Sherman como las estrella del partido. El esquinero fue tan importante durante la campaña que los Broncos sabían que había que jugar duro con él.

El número 25 no pudo registrar estadísticas espectaculares, tres tacleos y un pase defendido con éxito. Pero su marca sobre los receptores en el lado izquierdo sirvió para secar a Peyton Manning y compañía durante la primera mitad.

El egresado de Stanford salió del Super Bowl en muletas, con una lesión en el pie derecho que provocó que se colocara una férula y otro golpe en el cuello por el que se perdió las últimas jugadas del partido, sin embargo, nadie le quita la felicidad.

“Fue un partido muy duro, pero tener esta gorra de Campeón, alcanzar un sueño. Te ayuda para sobrellevar el dolor. Es triste porque le quedé mal a mis compañeros y no pude terminar el partido pero sabía que ellos me reemplazarían y lo hicieron bien”, expresó al terminar el encuentro.

Se espera que el desfile de Campeonato sea el acto masivo más grande en la historia de la ciudad de Seattle, que nunca había tenido un trofeo de la NFL, Grandes Ligas o NBA y Sherman no permitirá que sus lesiones lo alejen.

"Voy a estar lo más cerca que pueda del cien por ciento para esa celebración, no me la perdería por nada. Nuestro equipo se merece eso y ya vamos para Seattle”, sentenció.