Tuvimos una mala noche: Ray Rice

Las imágenes cambiaron la percepción del caso, solventado en un primer momento con una sanción de dos partidos en junio.

El exjugador de los Ravens de Baltimore dio una entrevista al programa "Today" de la NBC
El exjugador de los Ravens de Baltimore dio una entrevista al programa "Today" de la NBC (AP)

WASHINGTON, Estados Unidos

El jugador de futbol americano Ray Rice, sancionado por golpear y dejar inconsciente a su novia, aseguró que el incidente fue fruto de una "mala noche".

"Un equipo de la NFL debería mirar más alla, lo que soy, y darse cuenta de que yo y mi mujer tuvimos una mala noche", dijo Rice en una entrevista que emitió hoy la cadena NBC.

Rice busca equipo de la NFL después de que un juez árbitro levantara la pasada semana la sanción indefinida que pesaba contra él por el incidente en febrero con Janay, su entonces novia y ahora esposa.

"Asumo toda la responsabilidad de lo que hice. Lo único que espero y deseo es una segunda oportunidad", pidió el jugador.

El escándalo se desató en septiembre con la publicación del video en el que se ve a Rice dejar inconsciente con un puñetazo a Janay en un ascensor de un casino de Atlantic City.

Las imágenes cambiaron la percepción del caso, solventado en un primer momento con una sanción de dos partidos en junio.

Al conocerse meses después el video, los Baltimore Ravens despidieron a Rice y la NFL endureció el castigo por considerar que los hechos eran más graves de lo que había contado en principio Rice.

El juez árbitro, sin embargo, rechazó el viernes el argumento de la liga y consideró "arbitrario" el cambio de castigo, por lo que el jugador podrá retomar su carrera en cuanto encuentre un equipo. Será difícil que sea ya en la actual temporada, que encara la recta final.

Rice apareció hoy en NBC junto a Janay y los padres de ella, que en la primera parte de la entrevista, emitida el lunes, pidió una segunda oportunidad para su marido y negó episodios anteriores de maltrato.

El caso avivó el debate sobre la violencia doméstica en el deporte y en la sociedad estadounidense en general. Tras recibir duras críticas por cómo trató el caso, el comisionado de la liga, Roger Goodell, admitió que se había equivocado y lanzó una serie de iniciativas como elevar las suspensiones y destinar ayuda a las mujeres maltratadas.

Precisamente hoy comenzaron en Washington las audiencias ante el Senado de Estados Unidos sobre la violencia doméstica en el deporte profesional.