Raúl Rivera, las plumas de Quetzalcóatl

Observador y pensante. Exigente con los detalles e intolerante con las desconcentraciones. Así es el coach de la selección mexicana de Futbol Mexicana de Futbol Americano, que tratará de traer una medalla del mundial de Canton en donde debutarán el 9 de julio

Raúl Rivera repetirá como coach en el Mundial Senior de este año
Raúl Rivera repetirá como coach en el Mundial Senior de este año (Facebook Selección Mexicana de Futbol Americano)

CIUDAD DE MÉXICO

La lluvia no cesa en Ciudad Universitaria. Se cae el cielo en forma de lluvia y moja la chamarra gris. Sí, esa que tiene un estampado multicolor de la mitológica serpiente emplumada Quetzalcóatl, la cual es el escudo que representa a la selección mexicana de futbol americano. Pero Raúl Rivera, entrenador del combinado azteca, apenas y se mueve. No se inmuta.

Rivera comandará por segundo Mundial consecutivo al Tri de Americano a la Copa del Mundo de la especialidad que se realizará en Canton, Ohio. A pesar de que su debut será el próximo 9 de julio contra el reinante campeón y anfitrión Estados Unidos, él confía en pelearles hombro a hombro porque "es una selección que en promedios de pesos y estatura nunca se había juntado".

Pero la confianza que muestra no es sinónimo de que sea permisivo ante las distracciones. Parece un francotirador y de un momento a otro dispara: "a ver... ¿quién es ese pinche zonzo?", pregunta al mismo tiempo que apura el paso entre los jugadores que son, por lo menos, 30 centímetros más altos que él. Y es que en el entrenamiento, el regresador de kickoff hizo un balón suelto dentro de la zona de anotación y trató de regresar la patada. "Ya les dije que eso (cuando la patada es profunda en la zona de anotación o se hace balón suelto) es automático. Es automático. No pueden regresarla. No se los voy a repetir". Después se da la vuelta y el coach de equipos especiales repite la patada.

Sigue observando tanto a ofensiva como defensiva ante la lluvia que no cesa. Intercambia algún comentario con su staff y después observa el scrimagge entre ofensiva y defensiva. Por su puesto, esta selección mexicana tiene su sello: tiene una defensiva furiosa, rápida, como la de Pumas CU en la ONEFA que fue la mejor de la Liga el año pasado. Apenas en cuatro segundos ya están sobre el quarterback Roberto Vega, "¡déjenlo lanzar, déjenlo lanzar", grita Rivera, para que el ex quarerback de Auténticos Tigres pueda encontrar a un receptor.

No es casualidad que la defensiva luzca así. La línea cuenta con el Ala Defensiva Octavio González, quien brilló en Auténticos Tigres y tiene experiencia en algunos campamentos de la NFL. También tiene al liniero Marco Martínez de 117 kilos y campeón con los del Pedregal y el LB de 30 años con los multicampeones Borregos del ITESM Manuel Padilla, quien pesa dos kilogramos menos pero tiene velocidad y es garantía en el tackleo, por dar algunos ejemplos.

"La defensiva la veo muy fuerte, muy fuerte. Es muy rápida. La vi lunes, martes y está haciendo muy bien trabajo. Estoy seguro que van a tener un muy buen campeonato", comenta el Doctor Jacinto Licea, asesor de la selección y un entrenador legendario en el Futbol Americano de México.

Y el Mundial también marcará revancha para el mismo Rivera. En el 2011, México perdió contra Japón en el juego por el tercer lugar, por lo que se quedó fuera del podio. En su momento Raúl confesó que se fue con un sabor agridulce del certamen por no llegar a la meta. Pero cuatro años después le concedieron la continuidad como entrenador de la selección. No la quiere desaprovechar. Incluso escribió una carta donde publicó su convencimiento por traer la presea en este mundial y piensa que éste certamen darán ese paso al frente, "es una medalla que quedó pendiente en Austria y en esta ocasión queremos hacerlo mejor y así traerla para nuestro país”, explica mientras el agua le empapa el rostro.

De acuerdo al culto a Quetzalcóatl, la cabeza de la serpiente es el cuerpo físico del ser humano, así como los jugadores que estarán en el emparrillado del Mundial; las plumas de la deidad mesoamericana, significan el espíritu. Ese espíritu de revancha y de convencimiento que le inyecta a los jugadores para que el Tri de Americano pueda traer la medalla a territorio azteca.