Pumas CU, un 'tsunami' en el Olímpico; aplastaron a Águilas

En medio de una tormenta en Ciudad Universitaria, la escuadra auriazul aplastó 52-7 a la Autónoma de Chihuahua y complicó la calificación del conjunto norteño

Pumas aplastó a la Autónoma de Chihuahua en el Olímpico Universitario
Pumas aplastó a la Autónoma de Chihuahua en el Olímpico Universitario (Cortesía Deportes UNAM)

CIUDAD DE MÉXICO

Pumas fue una aplanadora de principio a fin. Los felinos del Pedregal fueron un tsunami y, enmedio de una tormenta que azotó Ciudad Universitaria, derrotaron a las Águilas de Chihuahua 52-7.

El cuadro auriazul lució bien aceitado en la ofensiva y, como lo adelantó el coach Raúl Rivera, la velocidad sería clave para este encuentro. Los campeones lo cumplieron desde la primera serie ofensiva.

La escuadra local impuso condiciones. En su primera serie arrollaron a la defensiva norteña, ya que combinaron jugadas con reunión y en serie para confundir al cuadro emplumado. Al final, Irving Alamilla acarreó el ovoide por el centro 14 yardas para inaugurar el marcador.

Águilas quizo responder y de inmediato se puso dentro de la yarda veinte de los campeones, pero en cuarta oportunidad el coach Héctor Altamirano decidió jugársela y la defensiva de Pumas los paró.

Esto fue una inyección anímica para el cuadro del Pedregal que comenzó con una cascada de puntos: primero Alan Paoli concretó un intento de gol de campo de 51 yardas, después, Alamilla acarreó el ovoide 15 yardas para aumentar la ventaja y, antes de que terminara el segundo cuarto, el quarternback José Miguel Chávez Mess conectó un bombazo de 56 yardas con Andrés Salgado para poner el tanteador 24-0.

No todo fue perfecto para los campeones. Cuando agonizaba el segundo periodo, Chávez Mess fue interceptado en la zona roja de Chihuahua, en lo que fue uno de los pocos pecados que cometió el cuadro capitalino.

Los huecos que abrió la línea ofensiva y la explosividad de Alamilla en campo abierto fue vital para que los Pumas se mantuvieran al frente y, en la segunda mitad, estos factores terminaron por ser definitivos.

En la primera ofensiva de los del Pedregal volvieron a caer puntos. Alberto Frías se escapó 48 yardas por el corazón de la defensiva de Chihuahua y marcó el 31-0.

La UACH tuvo una tímida respuesta. Tras la lesión de su quarterback titular Randall Mendoza ingresó Luis Fernando Salazar, quien llevó a las Águilas a sus únicos siete puntos con un pase de 29 yardas a Ricardo Cervantes, para el 31-7.

La reacción de la Autónoma de Chihuahua solo fue un suspiro y, después de eso, se desataron dos tormentas en el Olímpico Universitario: una de lluvia y otra de anotaciones auriazules.

El corredor de tercer año Herminio Rojas acarreo el balón dos yardas para aumentar la ventaja. Después, el quarterback suplente Rafael Arenas encontró a Andrés Portillo en las diagonales en un envío de 11 yardas; por último, el esquinero Israel Olmos regresó un pase interceptado 94 yardas hasta la tierra prometida para poner el definitivo 52-7.

Con este resultado, Pumas CU mantiene su condición de invicto y liga seis victorias en igual número de partidos. Si le ganan el Clásico a Águilas Blancas, los Felinos del Pedregal asegurarían la localía en postemporada.

Águilas de Chihuahua compromete su clasificación con sí récord de tres ganados y tres perdidos, ya que ahora está obligado a ganarle en su último partido a Centinelas, para colarse a la postemporada, de no hacerlo y si se combinara con una victoria de Linces, la Universidad del Valle de México sería el cuarto invitado a los playoffs.