Preparados para el salto

Andrew Luck está en camino a ser un quarterback de elite, por lo que esta temporada va a llegar lejos en playoffs

Andrew Luck con los Potros de Indianapolis
Andrew Luck con los Potros de Indianapolis (Reuters)

Ciudad de México

Andrew Luck ha demostrado en dos años que está en camino a llenar el lugar que dejó Peyton Manning, y el 2014 es la vitrina que lo debería catapultar a él y a los Potros, quienes lucen con la madurez para pelear con Denver, Patriotas y San Diego el pase al Super Bowl.

Después del catastró­fico 2-14 cuando Manning no jugó, Chuck Pagano y Luck llevaron a los Potros a la postemporada, perdiendo primero en Ronda de Comodines y luego en la Divisional. Así que el panorama está así: dos años en la NFL y un triunfo en tres juegos de playoffs.

Ahora Luck (quien bajó de 18 a solo nueve las intercepciones que sufrió y subió de 54 a 60 su porcentaje de pases completos), amenaza con explotar a su cuerpo de receptores. De un lado estará Reggie Wayne, quien regresa tras haberse lesionado, del otro lado aparece el espectacular TY Hilton. Si esos dos blancos no están descubiertos, tiene la opción de buscar a Hakeem Nicks, recién llegado de Gigantes y a su ala cerrado, Coby Fleener. Cuatro blancos que explotará Andrew con singular alegría, con lo que promete ser una temporada donde supere los 23 pases de touchdown que acumuló la campaña anterior.

No hay duda de que el ataque por aire será efectivo, y más porque 10 juegos serán en domo, donde el clima no es factor, ocho de ellos se jugarán en el Lucas Oil, mientras el otro par se disputarán en el Reliant de Houston y en el AT&T de Dallas.

Andrew va a lanzar mucho el balón para aprovechar los blancos que tiene, pero los primeros y diez y las anotaciones pueden llegar por la vía segura si su línea ofensiva juega diferente a como lo hizo en 2013, porque si no, tendrán una mariscal de campo que dé resultados por la vía complicada y dolorosa si no mejora.

La sonrisa que tiene Pagano al hablar de su ofensiva por aire se borra cuando se habla del juego terrestre. Trent Richardson debería de ser el corredor de impacto que se supone valía una primera selección de Draft por la que fue cambiado a mediados de Cleveland la campaña anterior, pero resultó un ­ asco con su promedio de tres yardas por acarreo. Si él no funciona estarán alineados también Ahmad Bradshaw y Vick Ballard.

Potros promedió 24.4 puntos anotados cuando tuvo el balón en su poder, mientras permitió 21, un margen de error muy pequeño el que tienen, por eso, la llegada de D'Qwell Jackson (linebacker) y Arthur Jones (liniero) es sumamente positiva y le da profundidad al esquema 3-4 que van a manejar.

Si hay juegos apretados tienen a un hombre que les dará mucha seguridad: Adam Vinatieri. El veterano pateador acertó la mayor cantidad de goles de campo en sus 18 años en la NFL: 35.

Además de que son una escuadra poderosa, Indianapolis está en un pelotón donde no existe competencia, además, su calendario será muy amable, ya que después de enfrentar a Denver y Filadel­fia al arranque, tienen seis juegos frente a sus rivales de pelotón (Tennessee, Houston y Jacksonville), así como frente a Washington, Gigantes y Dallas. ¿Nueve encuentros que deben ganar?