El rival más peligroso

Los Vikingos de Minnesota conquistaron la División Norte de la Nacional, pero el premio es recibir esta tarde a los bicampeones de la conferencia, los Halcones Marinos 

Halcones Marinos y Vikingos se enfrentan este medio día en el TCF Bank
Halcones Marinos y Vikingos se enfrentan este medio día en el TCF Bank (Reuters )

MINNESOTA, Estados Unidos

Los Vikingos de Minnesota recibirán un juego de playoffs por primera vez en seis años, aunque este partido no se siente como un premio por haber ganado la División Norte de la Nacional. Los de púrpura enfrentarán al rival más difícil, el dos veces campeón de la conferencia, los Halcones Marinos de Seattle, que le impusieron a los Vikingos su peor derrota de la temporada, hace cinco semanas en ese mismo estadio.

Aunque es el sexto equipo de la NFC, Seattle (10-6) llega al juego de comodines de esta tarde como uno de los candidatos al título, basado en sus logros de los últimos tiempos.

Con un récord de 2-4 a la mitad de octubre, los Halcones Marinos se recuperaron al ganar ocho de sus últimos 10, para quedarse con su cuarto boleto consecutivo a postemporada.

A pesar que los dos títulos consecutivos de la Nacional los ganó en casa, Seattle podría no sufrir fuera de casa este año, ya que ha ganado cinco en i la fuera del CenturyLink Field, con una suma de 109-19 puntos en los últimos tres.

"Estos jugadores tienen confianza en que podemos ganar donde juguemos", dijo el coach Pete Carroll.

La buena racha inició con un triunfo 38-7 sobre Minnesota (11-5) en el estadio TCF Bank el 6 de diciembre, un resultado que reflejó lo ocurrido en el campo.

Los Halcones Marinos terminaron con una diferencia de yardas de 433-125 y superaron a los Vikingos 173-31 por tierra, al frenar al campeón corredor de la Liga, Adrian Peterson, en 18 en ocho intentos.

"Los superamos porque la defensiva nos dio la oportunidad de hacerlo", agregó el coach. "Nos permitió recuperar nuestro equilibrio y jugar buen futbol americano".

Esa defensiva, la base del éxito de Seattle en sus apariciones consecutivas en el Super Bowl, no ha decepcionado desde ese triunfo.

Los Halcones Marinos permitieron 11 puntos y 218.8 yardas por juego en los últimos cinco partidos y provocaron 11 entregas de balón en los últimos seis, incluidas tres intercepciones a los pasadores de Arizona durante el triunfo 36-6 ante los Cardenales en la semana anterior.

"Ese fue un mensaje", dijo el corredor Christine Michael, quien tuvo 102 yardas para apoyar los tres pases de anotación de Russell Wilson, y volverá a ser clave, ya que el equipo descartó durante la semana el regreso de su titular, Marshawn Lynch, quien lleva siete semanas lesionado.

Las actuaciones de Wilson en la segunda mitad de la temporada volvieron a los de Washington aún más peligrosos, ya que el pasador tuvo un rating de 132.8 para llevar a Seattle a un cierre de 6-1, con 24 anotaciones y solo una intercepción, con 72 por ciento de pases completos.

Los Vikingos han mejorado a la defensiva desde esa derrota, y han permitido solo 89.5 yardas terrestres por partido y 3.8 por acarreo en los últimos cuatro.

Sumaron 14 capturas y siete robos de balón en tres triunfos en fila, el último en Green Bay que significó el primer título del Norte de la Nacional desde 2009.

"Espero que solo sea el primer paso", dijo el coach Mike Zimmer, quien tuvo marca de 7-9 en su primer año con el equipo en 2014. "No quiero que sea el momento definitivo de mi carrera, espero que haya más en el horizonte".

Si los Vikingos pueden extender su temporada, se decidirá por su capacidad para superar a una defensiva por tierra dominante como la de Seattle.

Minnesota está 10-0 cuando corre para más de 113 yardas y 1-5 cuando está debajo de ese número, mientras que los Halcones Marinos no han permitido más de 102 durante esa racha de 6-1.

"Nos superaron con claridad la última vez que jugamos", reconoció Zimmer. "No fue un partido cerrado, nos dominaron en cada fase, así que debemos tener una actuación muy buena para competir; no podemos preocuparnos por la experiencia en playoffs, sino en conseguir el triunfo".

Mientras los Halcones Marinos tienen varios partidos como respaldo, Minnesota espera que el quarterback Teddy Bridgewater pueda brillar en su primer encuentro de postemporada en su segundo año en la Liga.

El mariscal de campo fue capturado cuatro veces e interceptado una, además de registrar apenas 118 yardas por pase la ocasión anterior frente a Seattle.

El jugador de 23 años completó 70.4 por ciento de sus pases con seis de anotación y ninguna intercepción en los últimos tres partidos.