Pittsburgh, a recuperar lo perdido

A través de un proyecto renovado, Pittsburgh buscará borrar la mediocridad con la que ha vivido desde 2012

Pittsburgh a recuperar lo perdido
Pittsburgh a recuperar lo perdido (Reuters )

CIUDAD DE MÉXICO

Cuando un equipo de Acereros no honra la memoria de Franco Harris y Jerome Bettis, debe ser saneado. Esa limpia ya ocurrió en la organización y en 2014 no estarán Isaac Redman, Lardo Stephens-Howling y Felix Jones.

Resulta curioso que justo en un año en que Baltimore, su rival encarnizado, tiene que reinventarse o enfrentar la dura realidad, los Acereros siguen aferrados a que un juego terrestre competente los llevará de vuelta a los primeros planos.

Una especie de exorcismo de dos años mediocres que pueden calificar como de los peores en la historia de la franquicia, dos temporadas de 8-8 que los han convertido en un conjunto intrascendente.

Poco importa que la Liga esté decantándose a un estilo más pasador, en Pittsburgh saben que correr el balón es la clave de la supervivencia y, de paso, para quitar la atención de las defensivas sobre Ben Roethlisberger.

Le'Veon Bell fuela única buena noticia para el equipo, urgido de recuperar la identidad que lo ha llevado a seis títulos de Super Bowl. Bell es uno de los responsables de que la sangría de Pittsburgh no se extendiera tras perder los primeros cuatro partidos.

Para este ciclo trajeron a Le Garrette Blountdirecto de los Patriotas para respaldar su producciónde 860 yardas. Y es que Big Ben no puede solo. El quarterback tuvo su segundo mejor desempeño en yardas por pases el ciclo pasado (4,261), además de la segunda mejor marca en touchdowns de su carrera (28), pero fue capturado 42 veces.

Desde hace un lustro la prioridad de Pittsburgh es mantener sano a su creador tras la línea. La pérdida que les duele más a la ofensiva es la del receptor Emmanuel Sanders, que partió a Denver,

Tuvieron suerte de retener a su líder receptor, Antonio Brown, el cual espera hacer mancuerna con Markus Wheaton. Quien apueste contra los Acereros deberá considerar que éstos tuvieron modificaciones estructurales que pueden resultar en su vuelta a la prominencia.

Despidieron a su coach de línea ofensiva Jack Bicknell y contrataron a Mike Munchak, director de los Titanes de Tennessee, que parece ser su mejor contratación para este año.

A la organización le urge volver a basar su proyecto en bases sólidas, la temporada pasada fue la primera en 11 años en que una defensiva comandada por Dick LeBeau no estuvo entre las primeras 10 de la Liga (fueron la 13).

Esa estadística duele, en particular a un equipo cuyo mote más recurrente es La Cortina de Acero. Pittsburgh no le tienen miedo al cambio y en 2014 pone en el campo un nuevo entendimiento para regresar a su pasado ganador.

Sin embargo,en el complicado Norte de la Americana, Cincinnati y Baltimore tiene armas más eficientes como para dominar. Una buena actuación no basta ante semejantes rivales, los Acereros posiblemente peleen con fuerza el boleto de comodín, pero hay demasiadas variables en contra de su éxito.