Manning, fuerte en la derrota

El Super Bowl XLVIII puede ser la decepción más grande en la carrera de Peyton, reconoció que el error en la primera jugada los afectó y alabó al rival

EAST RUTHERFORD, Estados Unidos

Peyton Manning no se acostumbra a las derrotas. Pero siempre da la cara, aún con humillaciones como la del Super Bowl XVLIII, que perdieron 43-8 ante los Halcones Marinos de Seattle. 


En el vestidor fue uno de los primeros en cambiarse, se puso el traje y fue reconfortado por el comisionado de la NFL Roger Goodell, que lo recibió con un abrazo y un "lo siento". Dentro también se encontraba  el ex jugador de los Broncos, John Lynch, quien lo apartó para que los medios de comunicación no lo entrevistaran en esa zona.

Finalmente se paró en el podio y reconoció los errores de su peor partido en mucho tiempo. "Jugamos muy duro, para ganar, pero no estuvimos ni cerca de eso. La forma en la que perdimos el balón en la primera jugada, llegó el safety. No quieres empezar así el partido y por la razón que sea no pudimos hacer nada después de eso. Seattle es un gran equipo y provocaron muchos errores", declaró Manning.

Peyton tiene las estadísticas para ser considerado el mejor de todos los tiempos, una docena de récords a su nombre pero un solo anillo de Super Bowl, su decepción era notable y no trato de ocultarla.

"No sé si alguna vez supere algo así. Es un trago muy duro de pasar. Tienes que encontrar una forma de vivir con ello y procesarlo. Tenemos
que tratar de ser un equipo mejor el año próximo. Es un equipo discilplanado pero obviamente estamos decepcionados; pusimos demasiado
en esta temporada y acabar así es frustrante, pero hay que darle a Seattle el crédito que se merece", reconoció el quarterback.

Así llegó a 12 derrotas en la postemporada, lanzó dos intercepciones y perdió el balón en la primera jugada del partido en un error de coordinación con el centro Manny Ramírez. Una noche para olvidar aunque no sabe si esta es la mejor defensiva que ha enfrentado, "No hay punto de comparación", afirmó.