Peyton y su decadencia, la ‘fórmula’ para ganar en Denver

Manning ha mostrado debilidades en las últimas semanas, a pesar de eso, los Broncos convirtieron eso en su forma de ganar 

Peyton Manning
Peyton Manning (Reuters )

CIUDAD DE MÉXICO

Peyton Manning ha mostrado decadencia en los últimos partidos para los Broncos, lo que le derivó en perder su racha de 51 partidos en fila con al menos un pase de TD. A pesar de poner buenos números en algunos de ellos, no termina por ser consistente y aunque eso debería ser preocupante, es, paradójicamente, la nueva fórmula para ganar en Denver.

En los primeros tres partidos de los pasados seis, Peyton puso números estratosféricos, pero no dejó de lanzar intercepciones, de hecho, en cada encuentro lanzó dos pases a manos contrarias.

Y en los siguientes tres sólo en uno lanzó intercepciones, dos ante Buffalo, pero en ninguno de ellos superó las 300 yardas y más preocupante aún para el pasador, en los previos dos duelos, no llegó ni a las 200 por aire.

Además, por primera vez desde que está en Denver sólo intentó 20 pases y ya tiene 11 intercepciones, su cifra más alta en una campaña en Denver. A pesar de ello... los Broncos han ganado.

Ante ello, Denver ha comenzado a valerse de su nuevo 'héroe': C.J. Anderson. El versátil corredor le ha cambiado la cara a los Broncos desde que tomó las riendas del ataque terrestre, ante Oakland en la Semana 10.

Son cinco los encuentros en que Anderson lleva el ataque por tierra para los Broncos y en los primeros cuatro superó el centenar de yardas combinadas para la ofensiva de Colorado.

Sólo en uno no lo logró, ante Buffalo el pasado domingo, pero a cambio de eso, le otorgó tres carreras de anotación a Denver para guiarlos al triunfo, ante el control de la defensiva de los Bills sobre Peyton.

Lo más rescatable para la situación de Denver es que Anderson, un novato no reclutado en 2013, no era la primera opción en la posición para Denver.

Los reclutas de segunda y tercera ronda, Montee Ball y Ronnie Hillman, están lesionados y no han cumplido las expectativas, por lo que C.J. ha emergido como la solución no sólo a la decadencia del juego terrestre, sino también a la de Manning.

La solución parece simple: cambiar la importancia de la ofensiva y recargar el éxito en el juego terrestre. No hay duda en que Peyton es uno de los mejores mariscales de campo de la historia, pero hasta el legendario John Elway, encargado de las decisiones de los Broncos, tuvo que basarse en el juego por tierra para ganar un campeonato.

Ahora, la apuesta en Denver en darle tiempo a Manning, con un poderoso juego terrestre encabezado por C.J. Anderson, para ganar, pues no cabe duda que Peyton, en cualquier momento, puede exterminar a las defensivas rivales.