Pete Carroll: del escándalo colegial a campeón del SuperBowl

El actual entrenador de Seattle tiene una carrera de contrastes: de vivir uno de los peores escándalos de la historia del futbol americano colegial a ser campeón del Súoper Tazón

Pete Carroll, coach de los Halcones Marinos
Pete Carroll, coach de los Halcones Marinos (AP)

CIUDAD DE MÉXICO

Pete Carroll, entrenador de los Halcones Marinos, ha vivido un carrera de claroscuros: por un lado, 'coacheó' a la Universidad del Sur de California en una etapa en donde el programa de futbol americano fue uno de los más sancionados en la historia del 'College', y por otro, llevó a los alicaídos Halcones Marinos a ser el campeón del SuperBowl XLVIII.

Carroll, llevó a los Troyanos del Sur de California del 2000 al 2009 a una etapa dorada dentro del futbol americano colegial, ahí ganó seis tazones y un campeonato nacional en 2005, además, mientras él dirigió a USC tres jugadores (Carson Palmer, Matt Leinart y Reggie Bush) fueron reconocidos con el Trofeo Heisman, galardón que se da anualmente al mejor jugador de todo el 'College'.

Pero la catástrofe para los 'Trojans' y Carroll llegarían en la recta final de ese 2009: diversos reportes periodísiticos indicaron que tanto él como el director atlético de la universidad elegían a los jugadores de manera indebida, por lo que infringían la política de elección de atletas del futbol americano colegial (NCAA). El escándalo se destapó y la liga estudiantil sancionó a USC al quitarle becas del programa de futbol americano, también prohibió asistirle a los tazones por un lapso de dos años, le quitó algunos juegos ganados de la temporada 2004-2005 y, por último, el campeonato nacional del 2005. Pero el coach de 62 años no fue castigado, ya que antes de que se hicieran oficiales las sanciones, él se desvinculó de la Universidad del Sur de California para partir a la NFL con los Halcones Marinos.

En el 2010, mientras USC cumplía los castigos impuestos por la NCAA, Carroll llegó a Seattle y cambió radicalmente a los Seahawks, ya que de ser un equipo de un récord de 5-11, lo cambió a 7-9, marca que le alcanzó a la escuadra del estado de Washington para ganar su división y enfrentar a los entonces campeones Santos de Nueva Orleans en la ronda de comodínes. Los Halcones Marinos vencerían a los favoritos Saints y pasarían al playoff divisional, pero ahí serían derrotados por los Osos de Chicago.

Para las siguientes tres temporadas el también exentrenador de los Patriotas y los Jets, llevó al equipo de Seattle a dos postemporadas, un título divisional, récord de 4-1 en playoffs, un Campeonato de la Conferencia Nacional y el campeonato del SuperBowl XLVIII. Además, en los últimos dos años la defensiva de los Seahawks ha sido la mejor de la liga.

No cabe duda que la carrera de Pete Carroll dio un giro de 180 grados y, actualmente, es uno de los mejores entrenadores en jefe de toda la NFL y hoy lo reafirmó al coronarse campeón del Súper Tazón XLVIII.