Harvin y la recompensa del destino

Después de no jugar un solo encuentro completo en la temporada 2013, Percy Harvin anotó en el Super Bowl y lo hizo con un regreso de patada de 87 yardas

Percy Harvin (11) devolvió una patada de kickoff hasta touchdown
Percy Harvin (11) devolvió una patada de kickoff hasta touchdown (Reuters)

EAST RUTHERFORD, Estados Unidos

Era un año de pesadilla y que pudo ser el peor de su carrera. Pero la perseverancia y la buena mentalidad le trajeron una recompensa gigantesca e histórica.

 

Percy Harvin fue la contratación estelar de los Halcones Marinos para la temporada 2013, pero una lesión que lo llevó a operarse la cadera en agosto, lo dejó fuera de acción. Fue hasta la semana 11 cuando pudo volver, pero su cuerpo tenía otro plan y se resintió de la cadera. Para la Ronda Divisional regresó pero, en un pase a la zona de anotación sufrió una conmoción y tuvo que dejar el juego. Seattle avanzó y enfrentó a San Francisco, pero Harvin no recibió el alta médica. Eso se dio hasta el Super Bowl.

 

Un Super Bowl donde tuvo su primer encuentro completo y en donde logró su primera anotación de la temporada.

“Es un sentimiento increíble. El equipo pasó por muchas cosas este año, muchas lesiones. No solo yo, en todo el equipo se dio, y tuvimos que luchar para poder sobrepasarlas. Los retos eran grandes pero logramos sortearlos y alcanzamos la meta. Es increíble”, comentó Harvin tras concluir la celebración del equipo dentro del campo del Estadio MetLife.

La aportación que el destino le tenía preparada a Harvin fue con una anotación, pero no por medio de un pase o con un acarreo (sumó 45 yardas por tierra), sino con un regreso de kickoff de 87 yardas.

“No lo puedo creer porque durante toda la semana, no hablamos de este tema en específico, no lo teníamos en los videos porque no había sido un trabajo sumamente destacado, pero varios de mis compañeros me dijeron que iba a anotar. No era decir por decir, ellos realmente creían que lo iba a hacer.”, recordó Percy. “Cuando me quité al último hombre y vi la zona de anotación, realmente no lo pude creer”.

El encuentro estaba 22-0 para los Halcones Marinos tras el medio tiempo, y sabían que recibirían la bola al arrancar el tercer periodo. Matt Prater pateó de salida pero el ovoide apenas pasó la yarda 20 y después de botar, Harvin la tomó en la yarda 13, desde donde comenzó el regreso que terminó hasta la zona de anotación de los Broncos de Denver, 12 segundos después de haber tomado el ovoide.