Dejan atrás el pasado

Los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Potros de Indianápolis se enfrentan esta noche por primera vez desde el Juego de Campeonato de la Conferencia Americana en enero; para ambos equipos el caso Defletagate ya es historia

Tom Brady en la final de la Conferencia Americana
Tom Brady en la final de la Conferencia Americana (Reuters )

INDIANÁPOLIS, Estados Unidos

La Semana 6 debió ser la del regreso de Tom Brady, en cambio podría darse el de Andrew Luck. La historia permanece: el duelo de esta noche en el Lucas Oil entre los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Potros de Indianápolis es la repetición del Juego de Campeonato de la Americana, aunque parece que todos los protagonistas ya dejaron atrás el tema de los balones desinflados.

Brady fue suspendido cuatro partidos por la NFL por su rol en el caso Defl ategate, camino a su cuarto título de Super Bowl en 14 temporadas, pero la sanción fue revocada por un juez federal y el mariscal de campo tiene números para ser considerado el Más Valioso en este inicio de campaña.

"Eso quedó atrás", dijo el coach de los Potros, Chuck Pagano. "Nos enfocamos en el ahora, y en nosotros".

El juego que provocó la investigación y una larga pretemporada fue en el que los Pats aseguraron el pase al Super Bowl con el triunfo 45-7 ante Indianápolis el 18 de enero, pero las victorias que han seguido han sido tan impresionantes que han dejado atrás la polémica del inicio de la campaña.

Nueva Inglaterra busca su primer inicio 5-0 desde que terminó invicto en 2007, y ese ha sido el único objetivo del equipo esta semana.

"Siempre estoy motivado, así que será un juego emocionante", señaló Brady. "Tienen un buen equipo, han ganado tres en fi la, hicieron algunos cambios en la pretemporada, así que tienen confianza, será complicado vencerlos".

El pasador guió a su equipo al triunfo del domingo pasado 30-6 en Dallas, después de la semana de descanso, completó 20 de 27 pases para 275 yardas y dos anotaciones. Lidera la NFL en rating (121.5) y yardas por juego (346.8), y solo él y el quarterback suplente de los Potros, Matt Hasselbeck, no han sufrido intercepción.

La consistencia ha llegado de la mano de una herramienta nueva para Brady, la evolución del corredor Dion Lewis, como complemento de las tradicionales armas de Rob Gronkowski y Julian Edelman.

El juego terrestre será clave, ya que los Potros permiten 219 yardas por juego y 5.05 por acarreo en los últimos tres partidos, aunque en la temporada han limitado a sus rivales a 3.84 por intento.

El versátil Lewis le ha cedido acarreos las últimas dos semanas a LeGarrette Blount, quien ha tenido 31, comparado con los 14 de Dion, quien tiene 13 recepciones para 89 yardas y anotó ante Dallas por la vía aérea.

"Tenemos muchos jugadores que pueden actuar en diversas posiciones", aseguró el receptor Danny Amendola. "Intentamos ponerlos en posición de hacer jugadas y lo logramos para ganar el partido del domingo, esperamos seguir así".

Una preocupación tras el partido ante Dallas fue la protección a Brady, quien sufrió cinco capturas por primera vez en dos años, después de promediar 1.76 en una racha de 29 partidos, aunque las seis de la defensiva de Indy este año empatan el lugar 29 de la Liga.

Tom deberá cuidarse el resto de la temporada, ya que los Patriotas colocaron al tacle izquierdo Nate Solder en la lista de lesionados, por un problema en el brazo.

"Nate es una parte importante del equipo y del grupo en el vestidor", afi rmó Edelman. "Es un profesional, pero significa que otros jugadores deberán dar un paso adelante".

Luck volvió a practicar esta semana, pero Matt Hasselbeck ha sido una solución para el equipo. Los Potros (3-2) ganaron los dos partidos en los que su quarterback titular estuvo ausente, y el suplente tuvo dos pases de anotación en el triunfo 27-20 ante Houston.

Indianápolis ha ganado tres en fi la después de un mal inicio, en el que Luck registró siete intercepciones.