Once de doce balones de Patriots estaban desinflados

Los ovoides no cumplían con los requerimientos para que se jugara la final de la Conferencia Americana entre Nueva Inglaterra e Indianápolis

Tom Brady, el líder de los Patriotas ante los Cuervos
Tom Brady, el líder de los Patriotas (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO

La NFL indicó que continúa con su investigación para averiguar si los Patriots de Nueva Inglaterra utilizaron balones desinflados en el partido por el campeonato de la AFC, después que un reporte el martes por la noche señaló que la liga encontró que 11 pelotas no tenían la presión adecuada.

Troy Vincent, vicepresidente de la NFL para operaciones deportivas, dijo a la AP que "la investigación está encaminada y seguimos esperando por sus hallazgos".

Vincent reaccionó a un reporte de ESPN que citó a fuentes anónimas de la liga, que dijeron que 11 de los 12 balones de los Patriots estaban desinflados por dos libras por pulgada cuadrada de aire. ESPN no dijo cómo ocurrió eso.

Vincent señaló el martes que espera que la pesquisa termine al final de la semana. Lo último que la NFL quiere después de una temporada manchada por casos de violencia doméstica es que un escándalo de trampa domine la conversación en la semana previa al Súper Bowl.

Nueva Inglaterra enfrenta a Seattle por el título el 1 de febrero en Glendale, Arizona.

Los Patriots, que derrotaron 45-7 a los Colts por el título de la AFC, dijeron que cooperan con la liga, y un vocero de los Seahawks señaló que el equipo prefiere que la liga se encargue de comentar al respecto.

La NFL empezó a investigar el asunto no sólo porque manipular los balones puede otorgar una ventaja competitiva, sino porque podría poner en riesgo la honestidad del deporte.

Desinflar una pelota puede cambiar la forma en que es agarrada por un jugador o su trayectoria por el aire. Algunos quarterbacks y receptores prefieren balones con o más aire que la norma.

Según el reglamento de la NFL, cada equipo suministra sus balones para cada partido cuando su ofensiva está en el terreno. Los balones son inspeccionados antes del partido por los árbitros, y durante el partido son administrados por personal del equipo anfitrión.

Jugadores y ex jugadores reaccionaron a través de las redes sociales el martes por la noche y el miércoles.

"11 de 12 balones desinflados, ¿Quién puede deletrear trampa?!!! #Solo digo", tuiteó el ex receptor Jerry Rice, un miembro del Salón de la Fama.

"¿Entonces jugamos el partido de nuevo o no?", escribió el cornerback de los Colts, Darius Butler.

El quarterback de los Packers, Aaron Rodgers, dijo a ESPN radio en Milwaukee que no le gusta la forma en que los árbitros administran los balones. Si las pelotas están infladas más de la cuenta, los árbitros las desinflan un poco.

"Tengo un gran problema con la forma en que sucede, para ser sincero", dijo Rodgers. "La mayoría de las veces le sacan aire a las pelotas. Para mí eso es una desventaja".

El quarterback de los Patriots, Tom Brady, dijo que no le preocupa la investigación. Y el tight end Rob Gronkowski tuiteó una foto suya azotando el balón.

Chuck Pagano, entrenador de los Colts, indicó que no notó nada raro con los balones, y no entró en detalles cuando le preguntaron si los Colts había reportado el asunto a los árbitros.