Patriotas, oportunidad en momento difícil

La ausencia de Brady en los primeros 4 partidos del año será un termómetro para los Patriotas de cara al futuro

Tom Brady y Jimmy Garoppolo
Tom Brady y Jimmy Garoppolo (AP )

CIUDAD DE MÉXICO

L a suspensión de cuatro juegos que apartará a Tom Brady de los emparrillados por el escándalo del Deflategate supondría una catástrofe para los campeones de la NFL, los Patriotas de Nueva Inglaterra; sin embargo, puede significar una oportunidad, una ventana al futuro de la franquicia.

Con la ausencia del cuatro veces ganador del Trofeo Vince Lombardi, su lugar será ocupado por el quarterback de 23 años Jimmy Garoppolo, quien tendrá que conducir al equipo y, de paso, demostrar que puede soportar la presión y adueñarse de la posición de mariscal de campo cuando llegue el retiro del MVP del Super Bowl.

Pero el jugador de segundo año no tendrá un camino de rosas, el apremio recaerá en sus hombros desde el primer minuto, cuando será el encargado, junto al resto de su equipo, de abrir la temporada frente a los Acereros de Pittsburgh, ante millones de televidentes que observarán el partido inaugural de la temporada, el 10 de septiembre.

La Semana 2 supondrá otra dura prueba para Jimmy en el campo de los Bills y su exigente defensiva; una semana después tendrá un respiro al recibir a Jacksonville, pero en el cuarto partido enfrentará a unos enigmáticos Vaqueros de Dallas, que han sufrido varias bajas.

El coach Bill Belichick confía en que el egresado de la universidad Eastern Illinois podrá sortear estos encuentros y mantener la campaña de los Pats a flote.

Aunque las primeras semanas serán un termómetro con Garoppolo, Nueva Inglaterra esperará ansioso el regreso de Brady a los emparrillados.

Tom caería entre plumas debido al resto del calendario del vigente campeón de la NFL, ya que en el papel es accesible; en los 12 juegos que le restarán a los de Boston, solo enfrentarán a dos equipos que estuvieron en playoffs en 2014: Potros de Indianápolis y Broncos de Denver.

Belichick también tendrá retos en el horizonte. Deberá elegir al personal adecuado para resanar los huecos que dejaron las bajas del tacle defensivo Vince Wilfork, quien se fue a los Texanos de Houston, y de los esquineros Brandon Browner y Darrelle Revis, quienes se unieron a los Santos de Nueva Orleans y a los Jets de Nueva York, respectivamente.

Desafíos importantes, porque fueron jugadores titulares de la defensiva que logró maniatar a más de un equipo el año anterior. Además, para solucionar esas ausencias, el equipo reclutó en la primera ronda del Draft a Malcom Brown, quien será titular de inmediato, en reemplazo de Wilfork.

Si los Patriotas logran tener a un eficaz Garoppolo en el amanecer de la campaña y a un Tom Brady que tome rápidamente ritmo de juego tras su suspensión, seguramente los Patriotas estarán de vuelta en postemporada para defender su cetro.