Panteras: A gobernar bajo la ley de Cam

Newton deberá encabezar un buen año de las Panteras para ir a playoffs y pelear por un boleto al Super Bowl 

Cam Newton
Cam Newton (AP )

CIUDAD DE MÉXICO

En Charlotte buscan dar el siguiente paso. Las Panteras de Carolina ya demostraron que son un equipo constante en la postemporada, ahora, de la mano del multimillonario quarterback Cam Newton, tratarán de meterse entre los equipos de élite de la NFL y pelear por un boleto al Super Bowl.

La motivación existe en el mariscal de campo, quien en la temporada baja firmó un contrato por cinco años y 103.8 millones de dólares.

El nuevo convenio, sumado a la experiencia que tiene en la Liga, debe llevarlo a cargar el peso de la franquicia, para poner a Carolina entre los mejores equipos de la Conferencia Nacional. No es un equipo con un roster tan profundo, al menos en la ofensiva, pero de mantenerse sano dará de qué hablar.

El backfield fue revitalizado con la adición del novato Cameron Artis-Payne, quien brilló en su etapa de colegial por su lectura al correr entre los tacles, hará dupla con el efectivo Jonathan Stewart, quien ha tomado un segundo aire.

La parte que quizá más le preocupaba al coach del equipo, Ron Rivera, era el ataque aéreo. La ofensiva se volvió monótona debido a que las jugadas grandes dependían de las manos de Kelvin Benjamin; esta campaña será diferente debido a que no contarán con el receptor, debido a que sufrió una rotura de ligamentos durante los campos de entrenamiento y estará fuera toda la campaña, por lo que el novato Devin Funchess tendrá que tomar un rol primordial, junto al ala cerrada Greg Olsen.

Pero así como Newton tendrá un equipo joven y talentoso al cual encabezar, deberá deshacerse de comportamientos negativos, como el de la pelea en la que se vio involucrado hace unas semanas, la cual le costó no entrenar algunos días.

Pero Carolina va más allá de ser un equipo rejuvenecido al ataque. Con Rivera como entrenador no se debe olvidar la defensiva, la cual en el papel lucirá en el mismo plano dominador que en los últimos dos años, de la mano del líder tacleador de la NFL, el linebacker Luke Kuechly.

De nuevo tratará que su principal virtud sea la defensiva por aire, que en 2014 terminó como la undécima mejor en la Liga; mientras por tierra buscará mejorar.

La ayuda llegará de la mano del linebacker Jason Trusnik, proveniente de Miami, quien tratará de limitar a los corredores y aportar alguna captura; también será importante la adición del ala defensiva Frank Alexander, quien jugará en lugar de Greg Hardy, cortado por la franquicia tras un escándalo por violencia doméstica.

Por lógica, el mejor jugador debe ser el mejor pagado, y las Panteras decidieron que ese hombre era Cam Newton, así que si Carolina quiere conseguir su tercer título divisional seguido, tiene que ser bajo su liderazgo y ley.