El MVP más improbable

El apoyador Malcolm Smith tuvo un pase interceptado, un balón suleto recuperado y un touchdown; además contribuyó con cinco tackleadas

CIUDAD DE MÉXICO

Malcolm Smith no tenía claro si tendría un lugar en el roster de los Halcones Marinos de Seattle esta temporada, pero el jugador seleccionado en séptima ronda de la temporada 2011 terminó siendo el Jugador Más Valioso del Super Bowl XLVIII, en representación de la mejor defensiva de la NFL.

"Solo estoy disfrutando de poder representar a esta defensiva. No hay esfuerzos individuales en la defensiva. Tienes que hacer presión para que lleguen las intercepciones, tienes que hacer una buena cobertura para tener capturas, tienes que tener a tus compañeros haciendo bloqueos para llegar a las tacleadas", compartió Smith a La Afición en el vestidor de los campeones.

La noche del domingo participo en nueve tacleadas y una intercepción que regresó 69 yardas a Peyton Manning con la que dieron el golpe de autoridad para irse al descanso ganando 22-0, "yo represento al grupo, a la defensiva y la forma en la que jugamos", agregó.
Como parte del premio al Jugador Más Valioso del partido Smith estará visitando Disneyland, "yo nunca he ido, todavía no comprendo muy bien todo lo que está pasando pero se que mi familia está feliz de que vamos a Disneyland".
Más adelante, en el tercer periodo recuperó un balón suelto provocado Byron Maxwell para dejar claro que la defensiva iba a dominar este encuentro.

"Sabíamos lo que hacen bien, todo lo que intentarían. Nosotros nos pusimos en posición de ser agresivos y lo hicimos", explicó el jugador que terminó siento la clave en la campaña, pues además del Super Bowl, el se quedó con la intercepción en la última jugada del partido de Campeonato de la NFC, cuando Richard Sherman bateo el pase dirigido a Michael Crabtree.