Por seguridad, Bills vs Jets no se jugará en Buffalo

Por causas de seguridad, la NFL decidió suspender el duelo en el Ralph Wilson, por la cantidad de nieve; están a la espera de anunciar la reubicación y nueva fecha 

Así luce el estadio de Bills
Así luce el estadio de Bills (Reuters )

NUEVA YORK, Estados Unidos

La NFL hizo oficial la cancelación del encuentro de la Semana 12 entre los Bills y los Jets en el estadio Ralph Wilson, debido a las nevadas intensas en la ciudad.

Por eso, la gran cantidad de nieve que invadió el estadio hace imposible e inseguro el desempeño del encuentro.

Las sede y fecha están por anunciarse, pero algunas fuentes de la Liga ponen a Washington, Nueva jersey e incluso, Detroit como las mejores opciones para que se realice el compromiso.

El partido fue calificado de "impráctico" en este momento debido a la tormenta de nieve que sigue azotando la región, dijo el jueves el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Cuomo dio sus declaraciones después de pasar el miércoles recorriendo las comunidades al sur de Buffalo, incluyendo el feudo de los Bills en Orchard Park. La tormenta ha arrojado más de 1,5 metros (cinco pies) de nieve desde el lunes por la noche, y se espera que caigan otros 30 a 61 centímetros (uno a dos pies) de nieve para el viernes.

"Si me preguntan hoy, justo ahora, creo que es impráctico realizar el partido porque pondría en riesgo la seguridad pública", comentó Cuomo. "A todos les gustaría que el juego de Bills se lleve a cabo, pero pienso que todos prefieren asegurarse que la seguridad pública sea lo primordial".

La nevada ni siquiera ha permitido a los Bills entrenar porque los jugadores quedaron atrapados en sus hogares, y quienes han logrado salir no han podido llegar a las instalaciones del equipo debido a que las autoridades han prohibido conducir en Orchard Park y en muchas de sus comunidades vecinas.

Como resultado, Buffalo canceló el jueves su entrenamiento por segundo día consecutivo.

El miércoles, el vicepresidente de operaciones del equipo, Andy Major, desconocía si se contará con el tiempo suficiente para despejar el estadio y el campo de cerca de 220.000 toneladas de nieve para el domingo.