Navy vapuleó a Pittsburgh y se llevó el Military Bowl

Con una buena actuación del mariscal de campo Keenan Reynolds, el cuadro de la naval logró llevarse el triunfo sobre la Universidad de Pittsburgh y así quedarse el tazón realizado en Annapolis

Keenan Reynolds (18) impulsó la victoria de Navy en el Military Bowl
Keenan Reynolds (18) impulsó la victoria de Navy en el Military Bowl (AP)

ANNAPOLIS, Estados Unidos

 El mariscal de campo Keenan Reynolds cerró con broche de oro su carrera como colegial al orquestar la contundente victoria de Navy Midshipmen (11-2) 44-28 sobre Pittsburgh Panthers (8-5), con la cual conquistaron el Military Bowl.

El oriundo de Tennessee ofreció un recital sobre el emparrillado del Navy-Marine Corps Memorial Stadium, donde terminó con nueve pases correctos de 17, 126 yardas y un envío a las diagonales, además registró 24 acarreos para 144 yardas y por la vía terrestre festejó tres touchdowns.

Así pues, Reynolds se despedirá de la Academia Naval de los Estados Unidos por la puerta grande, siendo artífice de un logro inédito para su escuela: ganar 11 encuentros en la misma temporada.

A lo largo de su etapa estudiantil, cosechó cuatro mil 559 yardas por tierra, cifra más alta para un quarterback en la historia de la Asociación Nacional Atlética Colegial (NCAA).

Por si fuera poco, fijó un récord de 88 anotaciones y 530 puntos en los anales de la Football Bowl Subdivision (FBS), la cual se desprende de la prestigiosa División I de la NCAA.

“Pitt” entendió el legado que dejaba Reynolds y ni cerca estuvo de arruinarle la fiesta, aunque antes de cederle todos los reflectores quiso tener sus “cinco minutos de fama” a través del receptor Quadree Henderson, quien devolvió la patada inicial 100 yardas hasta la “tierra prometida”.

Después el monólogo lo dictó el dorsal 19 de los guardiamarinas, al adueñarse por completo de la tarde con sus carreritas anotadoras de una, cinco y nueve yardas, aunado a un disparo de 11 yardas a las manos del receptor Tyler Carmona, el cual fue celebrado en las diagonales.

A la sombra de quien resultó el Jugador Más Valioso de este Tazón, estuvo Nathan Peterman, quien ocupó los controles de Panteras y entregó cuentas de 13 aciertos en 21 posibilidades, 137 yardas, lanzó un touchdown y tres intercepciones.