Cierre de récord

La última semana de la temporada regular dejó varias marcas alrededor de la NFL, con los defensivos y las estrellas de Dallas como las figuras 

Tony Romo (Dallas) y Justin Houston (Kansas City)
Tony Romo (Dallas) y Justin Houston (Kansas City) (Reuters)

Ciudad de México

La temporada regular 2014 terminó en la NFL, y aunque los jugadores y los equipos buscarán dejar sus nombres en la historia durante los playoffs, hubo varios que ya dejaron su huella en esta campaña en las páginas de la Liga con números que lucen difíciles de igualar.

Aunque no pudo llevar a su equipo a la postemporada, Justin Houston, linebacker de los Jefes de Kansas City, tuvo un año para recordar y se convirtió en el mejor caza cabezas de la Liga.

Su actuación del domingo, con cuatro capturas a Philip Rivers de San Diego, lo dejó a solo media del récord histórico, de Michael Strahan en 2001 con 22.5.

Houston lo hizo con menos luces que Jared Allen con Minnesota en 2011, cuando también consiguió 22, quedándose corto de la marca del de los Gigantes, pero le sirvió para superar las 20 del legendario Derrick homas, también de Kansas City, establecidas en 1990 y que eran la marca de la franquicia hasta la última Semana de esta campaña.

En cuanto a capturas, J.J. Watt también dejó su huella. El liniero de los Texanos de Houston, principal candidato a Defensivo del Año y aspirante a Jugador Más Valioso de la NFL, tuvo 20.5 esta temporada, para igualar la suma que consiguió en 2012 y así convertirse en el primer jugador en la historia en tener más de una campaña con más de 20 mariscales de campo cazados.

En apenas cuatro temporadas como profesional, Watt ya tiene 57 capturas, aunque está lejos de la marca histórica de Bruce Smith de 200, que construyó entre 1985 y 2003.

J.J. fue nombrado Defensivo del Año en 2012 y ha estado en el primer equipo All Pro en las últimas dos campañas, lo que podría repetir esta vez.

La Semana 17 de la temporada 2014 también será recordada por las principales estrellas de los Vaqueros de Dallas. El corredor DeMarco Murray, que terminó como el líder en yardas por tierra de toda la NFL, superó la marca en una sola temporada en el equipo de Emmitt Smith al acumular mil 845 con las 100 ante Washington.

El número 29 de los Vaqueros dejó de lado las mil 773 de Smith en 1995, para dejar su huella en la franquicia, a pesar de sufrir una cirugía en la mano izquierda durante la temporada.

Pero no es el único miembro de Dallas en dejar de lado a una leyenda. El receptor Dez Bryant anotó su segundo touchdown del partido ante los Pieles Rojas en el primer cuarto para sumar 16 en la campaña y dejar de lado la marca establecida por Terrell Owens con el equipo de la Estrella Solitaria en 2007, de 15.

El récord de Bryant se ubica en el lugar 14 de la historia, lejos de las 23 de Randy Moss con Nueva Inglaterra en 2007, aunque también se coloca como el mejor número en la campaña regular recién concluida.

También el pasador Tony Romo incrementó su cuenta para dejar un legado en los Vaqueros. El quarterback ya había superado a Troy Aikman como líder en yardas por aire de todos los tiempos en la franquicia, y con las 299 ante Washington dejó la suma en 33 mil 270, 328 más que el mítico número '8'.

Para superar leyendas también apareció Andrew Luck, quien rompió la marca de yardas por pase en una sola temporada en los Potros de Indianápolis, que pertenecía a Peyton Manning.

El ahora quarterback de Denver tuvo 4 mil 700 en 2010, pero el egresado de la Universidad de Stanford tuvo 160 ante Tennessee para dejar su récord en 4 mil 761.