Con argumentos para repetir

Pese a las bajas por la agencia libre, Seattle conserva a sus figuras y es candidato para volver al Super Bowl

 


Richard Sherman, esquinero de Seattle
Richard Sherman, esquinero de Seattle (Ap)

Ciudad de México

Hace siete meses, los Halcones Marinos celebraban su título en el Super Bowl en Nueva Jersey. Seattle apabulló a Denver para conquistar su primer trofeo Vince Lombardi y sumarse a la élite de la NFL que puede presumir de haber desfilado por su ciudad con el cetro.

Sin embargo, el reto para el siempre competitivo coach Pete Carroll será repetir, algo que no ha ocurrido en la Liga en los últimos 10 años. La disciplina y una poderosa defensiva volverán a ser sus argumentos, aunque deberá enfrentarse de nuevo a su rival divisional, San Francisco, y habrá otros 30 equipos que aspiran a derrocarlo.

A la ofensiva volverá a encomendarse a Russell Wilson, quien desde que tomó la titularidad al inicio de la temporada 2012 no ha fallado. Su paciencia para encontrar el hueco, sea aéreo o terrestre lo llevó a conseguir un anillo de campeón, aunque durante el descanso tuvo varias distracciones y no se sabe si influirá en su rendimiento.

Para cargar el ataque estará de nuevo Marshawn Lynch, quien encabezó la Liga en acarreos la campaña anterior, aunque no disputó parte de la pretemporada al intentar negociar un nuevo contrato; tendrá menos peso y su suplente, Robert Turbin también registrará acarreos.

Los receptores de Seattle no fueron una maravilla durante la temporada, pero siempre cumplieron. El líder del sector, Golden Tate, se marchó a Detroit, aunque el conjunto de Washington tendrá desde el inicio de la campaña, y sano a Percy Harvin, quien marcó diferencias en la postemporada.

Reclutaron en la primera ronda del Draft a otro ala abierta, Paul Richardson, y Doug Baldwin y Zach Miller aportarán yardas y anotaciones.

En la línea ofensiva, Breno Giacomini se fue a los Jets y seleccionaron al novato Justin Britt que de inmediato será titular, Russell Okung seguirá protegiendo el lado ciego de Wilson, aunque hay dudas sobre su salud.

La defensiva es la marca de este equipo, por eso el Jugador Más Valioso del Super Bowl fue un linebacker, Malcolm Smith, quien ni siquiera es el apoyador más destacado de la franquicia, ya que el cerebro es Bobby Wagner y Bruce Irvin también brilla.

La línea tendrá a las habituales pesadillas para el quarterback rival: Michael Bennett, Cliff Avril y Brandon Mebane, pero se fue Chris Clemons y se espera que Kevin Williams, ex de Minnesota, pueda rendir a la misma altura.

La secundaria es de las más destacadas de la Liga, con dos de los mejores en su posición en toda la NFL, el esquinero Richard Sherman y el safety Earl Thomas, ambos tienen nuevos contratos, pero los Halcones Marinos sufrieron el mal de cualquier campeón del Super Bowl y a las bajas en otros departamentos le agregaron las de Walter Thurmond y Brandon Browner.

A pesar de los que partieron por el tope salarial, Seattle tiene los argumentos, incluida la localía (17-1 en dos años) para pelear por el título de la Nacional y regresar al Super Bowl.