Nueva era negro y plata

Tras reajustar el trabajo mal hecho en nueve años, presentarán el cimiento de los Raiders del futuro


Oakland Raiders
Oakland Raiders (http://www.jessealkire.com/nfl/)

Ciudad de México

Han sido dos años y medio de trabajo en la oficina para que este 2014 se empiece a construir la nueva era de los Raiders. Después de que la directiva se encargó de echar a perder tiempo, dinero, talento y oportunidades para mantenerse como una franquicia ganadora desde el 2003, la nueva oficina de los de Negro y Plata tuvo que invertir sus dos primeras campañas para limpiar el desorden que había. El terreno ya está limpio y es hora de poner las primeras piedras.

El dueño Mark Davis le dio libertad para trabajar al gerente general Reggie McKenzie, quien llegó a principios de 2012, y el primer objetivo era reacomodar lo que se había hecho con el roster, aunque eso significara empezar desde cero. El 2012 y 2013 sirvieron para eso, y el equipo terminó con marca de 4-12 bajo el mando de Dennis Allen, pero se acabó con el desorden.

Tan bien limpiaron su casa que este año tuvieron 50 millones de dólares para invertirlo en contrataciones, y estuvieron muy activos en la agencia libre para hacerse de jugadores veteranos donde tenían huecos, llenándolos con elementos capaces para hacerlos competitivos. Así, llegaron entre otros, Matt Schaub, Maurice Jones-Drew, James Jones, Austin Howard, Justin Tuck, LaMarr Woodley y Carlos Rogers.

Raiders no tenía un QB ni un receptor líder, y eso seleccionaron. Aunque Schaub tiene 33 años aún puede y sabe mover una ofensiva, y James Jones es un receptor de miedo para las defensivas rivales. También llegó Jones-Drew y firmaron un año más a Darren McFadden, con lo que su backfield tiene profundidad para que en caso de que aparezcan las lesiones, no queden desamparados. Al lado de McFadden y Jones estará en Marcel Reece, quien suma 32 juegos jugados en dos temporadas.

La labor de Schaub no solo será aportar yardas por aire y pases de touchdown, sino también ser el maestro de Matt McGloin y Derek Carr (su primera selección del Draft 2014), quienes parecen ser los quarterbacks del futuro para los Raiders.

En cuanto a las manos disponibles para atrapar pases, al lado de Jones estarán Rod Streater, Denarius Moore, Juron Criner y el ala cerrado, Mychal Rivera.

Con esta ofensiva la misión del equipo es mostrar que al ataque son capaces de retar a defensivas que permitieron un promedio de 14.4 puntos (Seattle), 17 (San Francisco), 19 (Kansas City), 20 (Arizona y Miami) y 21 (Nueva Inglaterra y San Diego), a la defensiva ahora deben demostrar que son mucho mejor que los 28 tantos que les anotaron en promedio.

Y eso es lo que Tuck, Woodley, Rogers y Mack se encargarán de hacer. Los tres veteranos y la primera selección del pasado Draft forman parte de la columna vertebral que no solo mejorará para detener la carrera (fueron la 13 mejor en NFL), sino que ya no serán un hazmerreír cuando les lancen (el segundo peor al permitir 33 anotaciones).

En la secundaria también tienen otra cara, ya que cuentan con el efectivo Tyvon Branch como líder, junto con el veterano Charles Woodson, grupo que se complementa con Rogers y Tarell Brown, así como con DJ Hayden, primera selección del 2013, pero que solo jugó ocho partidos antes de lesionarse.