Oficiales de NFL deberán correr

La ofensiva de ritmo alto de Filadelfia obliga a que el ovoide sea colocado con velocidad para la siguiente jugada, y los réferis deben estar a la altura

Este año la intensidad en los trabajos para los réferis aumentará
Este año la intensidad en los trabajos para los réferis aumentará (AP)

Ciudad de México

Los campos de entrenamiento ya han comenzado en la NFL y no solo para los equipos que ponen en forma a los novatos y a los veteranos, sino para los oficiales, encargados de ver todo lo que sucede en el campo durante los 60 minutos que dura un partido de futbol americano.

Este año la intensidad en los trabajos para los réferis aumentará, de acuerdo con los reportes, para estar a la altura de la ofensiva sin reunión que se ha puesto de moda en la Liga, sobre todo por Chip Kelly, el coach de Filadelia, quien llegó procedente del futbol americano colegial y de inmediato instauró un ataque relámpago para su escuadra.

La ofensiva de Filadelia promedió 2.08 minutos en sus series anotadoras, ya que en la mayoría de los casos los jugadores no se reúnen y el quarterback Nick Foles, quien se adaptó de inmediato a la idea de Kelly, solo dice el número de jugada, mientras sus compañeros ya están en formación.

Sin embargo, hay una situación que puede cortarle el ritmo a esta ofensiva: que el ovoide no se coloque para ser centrado cuando la ofensiva de las Águilas está lista. Por eso, los oficiales tendrán un entrenamiento aun más a fondo, como dio a conocer uno de los directivos de la Liga.

"Mientras el juego evoluciona debemos asegurarnos que el tercer equipo, los oficiales, avance también. Puedes ver al coach Kelly y su ofensiva de velocidad. Saca las jugadas con rapidez y el balón necesita ser puesto en su lugar de inmediato. Queremos estar seguros que nuestros oficiales vayan al mismo ritmo que el juego", informó Troy Vincent, vicepresidente ejecutivo de la NFL.

Después de su éxito en el colegial con la Universidad de Oregon, Kelly fue contratado por Filadelia y desde su presentación anunció que quería mantener la ofensiva de high-tempo. La decisión fue vista con recelo, pero el triunfo en la Semana 1 ante Washington anunció lo que venía.

El ataque se consolidó con Foles como mariscal de campo titular y Filadelia tuvo un total de 705 jugadas sin reunión en la temporada anterior; es decir, 51 por ciento de su ataque fue de esa forma, con un total de 4 mil 428 yardas conseguidas y el promedio de 2:08 minutos en series que terminaron en anotación.

El impacto, además de afectar a los oficiales, se ha relejado en el resto de la Liga.

La primera implicación es para las defensivas, que ahora deben tener jugadores versátiles ante la imposibilidad de cambiar el personal de acuerdo con cada situación de partido.

Pero el éxito de Filadelfia también ha sido tomado en cuenta por otras ofensivas y uno de los que ya tomó nota fue Ben Roethlisberger, quarterback de Pittsburgh, quien espera seguir con un ataque de ese tipo esta temporada, después de ser la número cinco en la Liga en 2013 con un porcentaje de 18.44 jugadas sin reunión.

El segundo equipo que más jugadas sin reunión tuvo la campaña pasada fue Denver, que no tiene una ofensiva de ritmo alto, sino que se basa en Peyton Manning, su predilección por la formación pistola y su lectura para evitar que ocurran cambios en las defensivas rivales.

Los equipos con series más cortas para anotar después de Filadelia fueron Minnesota, a pesar de los problemas con sus pasadores, Nueva Inglaterra, y Búfalo, con una ofensiva adaptada a las necesidades de su pasador novato, EJ Manuel. Todos a correr, incluidos los oficiales.