Para no irse antes

En la Semana 5, seis equipos que perdían al entrar al último cuarto se llevaron la victoria, situación que se ha repetido 15 veces esta temporada 

Cam Newton, quarterback  de Carolina
Cam Newton, quarterback de Carolina (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO

Los Browns de Cleveland tuvieron el mayor regreso de su historia y la remontada más grande para un equipo visitante en la NFL en la Semana 5 de esta temporada en el triunfo sobre los Titanes de Tennessee y pusieron el broche de oro para una jornada en la que seis equipos que perdían al inicio del último cuarto se apuntaron la victoria.

En lo que va de la campaña se han dado 15 casos similares, en los que una escuadra caía antes del cuarto final y se levantó para conseguir el triunfo, y ha habido situaciones como la de Cleveland, abajo por 15, o la de San Francisco que apenas tenía un punto de desventaja ante Kansas City.

Sin embargo, de esas 15 remontadas en la campaña, seis se produjeron en la semana más reciente, en una temporada en la que los aficionados han aprendido a no irse del estadio antes o a no apagar la televisión cuando su equipo está abajo en el marcador, porque siempre hay tiempo para llevarse el triunfo.

En la Semana 1 hubo dos regresos. El primero fue de las Águilas de Filadelfia ante los Jaguares de Jacksonville, el equipo de ChipKelly, que se ha caracterizado este año por iniciar a ritmo lento, estaba abajo 17-14 al terminar el tercer cuarto y se llevó la victoria con 20 unidades sin respuesta para el 34-17 final.

En ese mismo inicio de campaña en la segunda tanda de Lunes por la Noche, los Cargadores parecían dirigirse a su primer triunfo con un 17-6 ante Arizona, pero los Cardenales reaccionaron para ganar 18-17.

En el segundo fin de semana de la campaña hubo tres regresos. El primero lo protagonizaron de nuevo los Cardenales, para derrotar a los Gigantes de Nueva York; después los Carneros de San Luis superaron a Tampa Bay con un par de goles de campo, y los Osos de Chicago enviaron un mensaje a la Liga con 21 unidades en el último cuarto para vencera los 49's de San Francisco en la inauguración del Estadio Levi's.

La Semana 3 tuvo otros dos regresos. San Luis, que había protagonizado uno en la jornadaanterior, cayó frente a Dallas 34-31 al recibir un par de touchdowns en el último capítulo; por su parte, Baltimore con par de goles de campo superó a Cleveland.

El siguiente domingo Tampa Bay tuvo la que había sido la remontada más espectacular del año antes de esta semana, con diez puntos sin respuesta frente a los Acereros en el último cuarto, y luego los Vikingos vencieron a los Halcones de Atlanta pese a caer por uno con 15 minutos por disputar.

Hasta este fin de semana, cuando en los partidos Chicago-Carolina, Cleveland-Tennessee, Atlanta-Gigantes, Tampa Bay-NuevaOrleans, Búfalo-Detroit y KansasCity-San Francisco los equipos que perdían en el tercer cuarto salieron felices.

Las Panteras anotaron 10 puntos sin respuesta ante los Osos, los de Nueva York 13 ante los Halcones, los Bills 11 ante los Leones y los49's seis frente a los Jefes.

Aunque las remontadas para el recuerdo fueron las de Nueva Orleans ante Tampa Bay con un acarreo hasta las diagonales en tiempo extra, y por supuesto, la de los Browns, la más grande de su historia.

Con Brian Hoyer en los controles perdían por 15 antes del cuarto periodo, e incluso por 18 previo al tercer cuarto, y se llevaron al triunfo ante los Titanes deTennessee.

Un recordatorio que en la NFL no hay que irse hastaque el reloj esté en ceros.