La importancia del QB suplente

Apenas tres o cuatro equipos en la NFL pueden presumir un pasador de relevo de confianza

Michael Vick, QB de Steelers
Michael Vick, QB de Steelers (AP)

Ciudad de México

Afirmar que en la NFL la posición más importante es la de quarterback, no es descubrir el hilo negro, de ahí que las lesiones de Tony Romo y Ben Roethlisberger han repercutido y seguramente repercutirán en el accionar ofensivo de sus equipos durante el tiempo que estén fuera de los emparrillados.

Desde luego que es muy difícil que cualquier conjunto de la NFL pueda tener a dos pasadores de élite, en primera por la cuestión monetaria, y segundo, porque difícilmente quien quede de suplente va a aceptar de buena manera su rol.

A la mente me vienen casos extraordinarios como el de Steve Young, quien fue relevo de Joe Montana en San Francisco, o el de Aaron Rodgers, quien esperó su oportunidad para quedarse con el puesto de Brett Favre en Green Bay.

En el caso de Dallas y Pittsburgh, los Vaqueros no contarán con Romo al menos en siete partidos más, y frente a los Halcones constataron que entre él y Brandon Weeden, su suplente, hay una enorme diferencia en calidad y ejecución. El pasado domingo, Weeden completo solo cuatro pases con sus receptores, todos con Cole Beasley, y ninguno fue mayor a 10 yardas. Beasley alargó una recepción de 5 yardas hasta 20, gracias a su elusividad. Los envíos cortos le funcionaron a Dallas en la primera mitad, pero en la segunda la defensiva de Atlanta ajustó y el ataque de los Vaqueros desapareció.

Con la derrota del domingo, la marca como abridor de Weeden es de 5-17, y liga nueve reveses seguidos como titular. Nada de qué presumir.

Con los Steelers, la situación es similar, Big Ben estará fuera entre cuatro y seis semanas; sin embargo, ya perdieron el primero sin él en los controles. Michael Vick apenas totalizó 124 yardas, cuando Roethlisberger promedió 292 en los primeros tres encuentros.

Revisando los quarterbacks suplentes de los 32 equipos de la NFL, quizás únicamente Matt Hasselbeck con los Colts, Mark Sánchez con las Águilas, Matt Schaub con los Cuervos y Robert Griffin III con los Pieles Rojas, tengan la capacidad para ganar algunos partidos.

En Green Bay, el suplente de Aaron Rodgers es Scott Tolzien; en Denver, Brock Osweiler es el relevo de Peyton Manning; en Nueva Inglaterra Jimmy Garoppolo relevaría a Tom Brady; Ryan Nassib entrará al quite si lesionan a Eli Manning en los Gigantes; Sean Renfree es el backup de Matt Ryan en Atlanta; el suplente de Andy Dalton en Cincinnati es AJ McCarron; Luke McCown ya cubrió a Drew Brees en Nueva Orleans; Blaine Gabbert es el relevo Colin Kaepernick en los 49´s; Kellen Clemens suple a Philip Rivers en los Cargadores y Dan Orlovski hace lo mismo enDetroit con Matt Stafford. Obviamente, ninguno de los quarterbacks suplentes va a llevar a su equipo a ganar el Super Bowl.