Si son reales, demuéstrenlo

Los Leones califi caron a playo s gracias a su defensiva,pero la salida de Ndamukong Suh no es sencilla de cubrir 

Matthew Stafford de los Leones de Detroit
Matthew Stafford de los Leones de Detroit (Reuters )

CIUDAD DE MÉXICO

Tuvieron que pasar siete entrenadores en 22 temporadas para que los Leones tuvieran una campaña de más de 10 triunfos, Jim Caldwell lo consiguió en 2014, su primero al frente del equipo. Su misión ahora es que ese 11-5 que les dio un boleto para la postemporada no se haya quedado como un golpe de suerte.

En 12 de las últimas 14 campañas, la escuadra ha terminado con marca negativa, incluyendo el famoso 0-16 de 2008, y por más intentos que se han dado por armar rosters sólidos que los hagan competir en la dura División Norte y en la Conferencia Nacional, apenas parecen estar en posición de repetir una temporada ganadora.

Matthew Stafford, Calvin Johnson y Golden Tate forman uno de los tridentes aéreos que mayor espectáculo puede dar en la Liga, y aunque detrás de los dos receptores no hay nadie cercano a su capacidad, estos tres llevarán el ritmo del ataque.

Pero para que funcionen, deberán tener apoyo de una línea ofensiva incapaz de darle tiempo al mariscal de campo. Los frontales permitieron que Stafford fuera capturado 45 veces y fue golpeado en 91 ocasiones. Ante esta debilidad, su primera selección del Draft fue un guardia, Laken Tomlinson, egresado de Duke. Además, Manny Ramírez llegó de Denver para hacerse cargo de centrar la bola.

Un pasador arriba del promedio que puede ser de los mejores de la NFL, receptores estrellas y una línea ofensiva reforzada solo necesitan que el cuerpo de corredores dé señales de vida, luego que solo promediaron 88.9 yardas por juego, el quinto peor. Theo Riddick estará en su cuarto año y Ameer Abdullah llega como la segunda selección del Draft para hacerse cargo del ataque por tierra ante la lesión que sufre Joique Bell.

Si por tierra despiertan y la línea se transforma, estarán en la lista de contendientes, porque la defensiva que cargó al equipo, no será la misma. La salida de Ndamukong Suh y Nick Fairley es un duro golpe para la defensiva número uno contra la carrera, ya que solo permitió 69.3 yardas cada juego, con ocho touchdows admitidos por esa vía. Se hicieron de los servicios de Haloti Ngata, pero hay dudas sobre si podrá cubrir esas ausencias.

Ante esto, el equipo respira porque los otros siete titulares están de regreso. Los tres linebackers y los cuatro miembros de la secundaria están bien sincronizados y mantendrán a raya al contrario.

La oportunidad para mostrar de qué están hechos es al inicio de su calendario, con Denver, Seattle y Arizona en sus cinco primeros choques.

Con una defensiva que parece extrañará a Suh, Stafford y Johnson deberán tomar el control del barco y a partir de ellos el equipo se moverá hacia los playoffs o hacia una acostumbrada temporada de 8-8 o peor. Matthew, ¿estás preparado?