La mano de Pete Carroll en los campeones Halcones Marinos

El sistema y cultura que ha implementado el entrenador de los Halcones Marinos es una gran razón por la que ganaron el Super Bowl


Pete Carroll, entrenador de Seattle
Pete Carroll, entrenador de Seattle (Reuters)

EAST RUTHERFORD, Estados Unidos

Por algo es el coach más popular de la NFL. Pete Carroll, el entrenador de los Halcones Marinos de Seattle, que ganaron el Super Bowl XLVIII puede traer bajo del brazo una auténtica revolución que repercuta en otros equipos, dejando muy atrás la estampa de entrenador severo con los jugadores para dar paso a su influencia en el juego.

Pero no ganó un Super Bowl por ser una buena persona solamente. Lo hizo porque ha implantado una filosofía única en Seattle. De la mano de un poderoso juego terrestre y esquemas de cobertura de presión lograron el primer Vince Lombardi para la “Ciudad Esmeralda”, uno de los esquemas más clásicos del futbol.

Pero la diferencia está en los detalles al aplicar esos viejísimos esquemas.

Tienen doctores especializados que monitorean las conmociones de los jugadores, una pulsera especial que sirve para registrar patrones de sueño, se preocupa porque todos tengan descansos adecuados aplicando la ciencia en el proceso.

El esquinero Richard Sherman no ha tenido recato al resaltar las cualidades de su guía. En reciente entrevista para Sports Illustrated, Sherman explicó todas las bondades del sistema del innovador estratega.

“El mismo coach que nos muestra clips de video de Lester Hayes y Mike Haynes defendiendo hace 30 años quiere saber si nosotros hemos dormido las horas necesarias y si tenemos el R.E.M. (Rapid Eye Movement) adecuado”.

Es el mismo coach Carroll que ha sido despedido dos veces de trabajos de la NFL pero ahora bromea sobre ello para romper el hielo y ganarse la confianza de sus jugadores.

Y el trabajo de Carroll seguirá notándose, pues según múltiples analistas no hay otro equipo tan posicionado en estos momentos para mantener su nivel de éxito que estos mismos Halcones Marinos y gran parte de esa filosofía seguirá impulsando a los al equipo en 2014.