Jets ya no espantan a nadie

Jets luce mejor que el año pasado, aunque necesita un año revelación de Geno Smith para trascender

Jets ya no espantan a nadie
Jets ya no espantan a nadie (Ap)

Nueva York, Estados Unidos

Los Jets enfrentan otro año de incertidumbre en 2014. Aunque ya dieron pasos en la dirección correcta a finales de la temporada pasada, no pudieron mejorar su foja de 8-8. Y en esta temporada nuevamente el énfasis de Rex Ryan estará en la defensiva, y si las cosas le salen bien, será una de las mejores, como antaño.

En 2013 fueron la tercera mejor unidad contra la carrera y este año se dieron a la tarea de hacerse aun más letales en esa área. Su contratación en el periodo entre campañas de Michael Vick, para algunos, es un capítulo más en la mala trama en la cual los Jets no han encontrado a un mariscal que lleve al equipo al siguiente nivel, y más porque un ataque devastador es necesario en la División Este de la Americana con inquilinos tan efectivos como los Patriotas de Nueva Inglaterra y los descollantes Deli nes de Miami en el esperado año despegue de Ryan Tannehill.

La dupla de Geno Smith y Vick, como un mentor ideal para el joven de 23 años, buscarán borrar el recuerdo que dejó en los aficionados la promesa incumplida de Mark Sánchez e incluso la breve y experimental pifia que vio a Ryan utilizar a dos mariscales de campo en ese breve e inútil affair con Tim Tebow en 2012.

Los Jets fueron terceros contra la carrera la temporada 2013 gracias a los backs defensivos Muhammad Wilkerson y el Novato Defensivo del Año, Sheldon Richardson.

Su uso inteligente de la 18 selección del Draft les permitió tomar a Calvin Pryor de la Universidad de Louisville, el proyectado mejor safety de la generación, para fortalecer aun más una defensiva.

Su gran incógnita es si podrán detener la ofensiva aérea del contrario. Hace dos campañas perdieron a Darrelle Revis y ahora a Antonio Cromartie. Sus esquineros podrían ser Dee Milliner y Dimitri Patterson y ese tándem no parece de élite, en absoluto.

La ofensiva, por el contrario, es la que necesitaba una buena sacudida y la organización trajo blancos para Smith, que tuvo una campaña accidentada y llena de altibajos y sin demasiadas armas. Es tarea de Geno, luego de su campaña de novato, aprovechar a las nuevas contrataciones del receptor abierto Eric Decker y del corredor Chris Johnson, que se esperan como grandes aportes a un ataque que terminó como el 31 de la Liga la temporada anterior.

A pesar de que en el papel lucen mejor que en 2013, las pérdidas que tuvieron también fueron cuantiosas. No solo se fueron Cromartie y Mark Sánchez, sino Ed Reed, Santonio Holmes y Kellen Winslow.

Parece como una especie de venta de garaje en la que el conjunto de Ryan intentará romper de una vez por todas con el una vez promisorio futuro que esperaban con Sánchez.

Si Geno Smith tiene un segundo año de despegue, con el arsenal que han puesto a su disposición, los Jets podrían salir de la mediocridad, pero aun así la competencia es feroz allá afuera, y por lo mucho parecen aspirar a un boleto de comodín.