Buscarán regresar

Eli Manning ha llevado a los Gigantes a dos anillos de Super Bowl, pero en las últimas dos temporadas ni siquiera han ido a playoffs; van por la revancha

Eli Manning
Eli Manning (AP)

Ciudad de México

Después de que los Gigantes de Nueva York ganaran su cuarto anillo de Super Bowl en 2011, en parte, gracias a Eli Manning. El quarterback de los de la Gran Manzana dejó de brillar y las consecuencias se notaron de inmediato, ya que el equipo bajó el nivel y se ha alejado de la postemporada en los últimos dos años.

El año pasado, Manning arrojó números contrastantes: acumuló 3,818 yardas por aire, con 18 touchdowns, pero también fue interceptado en 27 ocasiones y capturado 39 veces, para tratar de evitar el resultado de las últimas dos temporadas, Eli contará con nuevas armas.

El cuerpo de corredores es nuevo. Tras el retiro de David Wilson, los acarreos correrán a cargo de Rashad Jennings, proveniente de los Raiders de Oakland, quien tratará de explotar con su velocidad en jugadas por fuera de los tacles e incluso en pases pantalla.

Los receptores también tendrán cambios. Con la salida de Hakeem Nicks a Indianápolis, llegó como primera ronda en el Draft Odell Beckham Jr., quien tiene condiciones similares a Nicks, solo que el primero es más rápido.

Acompañando al novato de LSU estará Víctor Cruz, quien fungirá como el objetivo número uno de Manning e intentará volver a ser factor y superar las 998 yardas y las cuatro recepciones de touchdown del 2013.

La línea ofensiva de los Gigantes buscará revancha para esta campaña. Después de las 39 capturas permitidas, el entrenador en jefe Tom Coughlin decidió reforzar al equipo con los guardias John Terry y Geof Schwartz, provenientes de la agencia libre. Por otra parte, en el Draft sumaron al centro Weston Richburg.

La defensiva se comportó bien y fue la mejor unidad del cuadro de la Gran Manzana. No obstante, Nueva York hizo buenos movimientos en el mercado y se llevó a varios jugadores, encabezados por el esquinero Dominique Rodgers-Cromartie.

En los frontales tuvo dos bajas sensibles, ya que Justin Tuck se fue a Oakland y Linval Joseph a Minnesota, por ello el protagonismo recaerá en Jason Pierre-Paul, quien comandara la línea de los neoyorquinos para presionar al pasador.

En los linebackers los Gigantes no tuvieron cambios drásticos, pero lo que sí hicieron fue renovar el contrato del veterano Jon Beason, quien es una garantía en lectura de jugadas y firmaron a Jameel McClain proveniente de los Cuervos de Baltimore.

La secundaria de los de Nueva York es de las más talentosas en la Liga, ya que se conforma con Prince Amukamara, el Pro Bowl Antre Rolle y Stevie Brown. Para completar uno de los

mejores perímetros de la NFL llegó el estelar Rodgers-Cromartie, de Denver. Estos cuatro sumaron 10 intercepciones en 2013.

En el papel, Gigantes tiene equipo para competir por el título del Este de la Nacional con las Águilas de Filadelfia, solo que enfrentarán a la División Oeste de la NFC: Seattle, San Francisco, San Luis y Arizona, lo cual los podría dejar fuera de la postemporada por tercera campaña consecutiva.