¿Y ahora qué sigue para los Vaqueros?

Tras la derrota de los Vaqueros en playoffs, elequipo de Jerry Jones tiene importantes tareas que afrontar, de cara a la siguiente temporada,entre ellas la fi rma de jugadores clave 


Dez Bryant, receptor de los Vaqueros de Dallas, uno de los agentes libres para la siguiente campaña
Dez Bryant, receptor de los Vaqueros de Dallas, uno de los agentes libres para la siguiente campaña (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO

En la dramática derrota a manos de los Empacadores este domingo, al llamado Equipo de Estados Unidos ya no le importa polemizar sobre lo que pudo ser si los árbitros hubieran marcado esa recepción a Dez Bryant. De hecho, prei eren construir para el futuro y asegurarse de que Dez esté allí para contemplarlo.

Los Vaqueros de Dallas demostraron que tienen la mejor línea ofensiva de la NFL, que Tony Romo no se achica en los momentos clave, está en la élite de pasadores, y que tienen a un equipo con potencial para pelear los primeros puestos en los años por venir.

Sin embargo, también tienen varias tareas por delante, entre ellas recontratar a su receptor más importante, Bryant, que este año entró al exclusivo club de jugadores estrellas de la Liga. O qué tal al líder corredor de la NFL, DeMarco Murray, que en 2014 rompió el récord de la franquicia de más yardas terrestres conseguidas en un ciclo o a los linebackers Bruce Carter y Justin Durant, al corredor Lance Dunbar o al receptor Cole Beasley, que de tantos aprietos sacó al equipo en su fuga a postemporada.

Todos son elementos que fueron decisivos para que los de la Estrella Solitaria rompieran el embrujo que los llevó a playoffs por primera vez en cuatro campañas y le devolvieran la alegría a una ai ción que es una de las más nutridas y entregadas. La organización que juega en Arlington ha dado a conocer que su intención es usar el tag de la franquicia en Bryant, si es que no pueden llegar a un acuerdo en el que el atleta firme un contrato por varios años. Por otro lado, tendrán que hacer uso de la cartera si pretenden que Murray no entre al mercado, donde ya encabeza listas de agentes libres codiciados.

Además, ayer, el equipo anunció que su prioridad es que su entrenador se quede en la institución, una perspectiva que al mismo head coach le agrada: “Esta es una gran organización. Creo que aquí realmente hemos construido un equipo de futbol del que se puede estar orgulloso, y hay cosas muy buenas para este conjunto por delante”.

Y es que para el dueño de los Vaqueros, Jerry Jones, Garrett “es mi coach del año”, con su marca de 42-32 desde que asumió el mando del conjunto texano. Para Jones también se vuelve privativo mantener al coordinador de juego aéreo, Scott Linehan, al coordinador defensivo Rod Marinelli y al de la línea ofensiva Bill Callahan, algunos de los cuales son ya pretendidos por otros conjuntos para ocupar diversos cargos.

Con todas esas tareas por delante, y la posibilidad de mejorar algunos apartados en la defensiva, la orden de trabajo para el equipo con cinco trofeos de Super Bowl es complicada, pero el primer paso, salir de la mediocridad de esas tres dolorosas campañas de 8-8 a la sombra de sus archirrivales, se dio y ahora los adversarios tendrán que esperar el resurgimiento de una de las franquicias más icónicas de la NFL.