Denver, a prueba de Rodgers; Broncos mantienen invicto

Los Broncos lucieron una ofensiva que secó a los Empacadores y mantuvieron el paso perfecto al vencerlos 29-10; Green Bay sumó su primera derrota de la campaña


Ronnie Hillman, corredor de los Denver Broncos
Ronnie Hillman, corredor de los Denver Broncos (Reuters)

DENVER, Estados Unidos

Aaron Rodgers es humano. La defensiva de los Broncos (7-0) lo puso a prueba, lo secó y consiguió la victoria 29-10 sobre Empacadores, para mantener el paso perfecto  en la temporada; Green Bay (6-1), por su parte, sumó su primera derrota de la campaña, en un duelo donde no pudieron mostrar su mejor desempeño.

Los ‘cabeza de queso’ fueron sorprendidos por un ataque terrestre que machacó a su defensiva. En todo el partido no pudieron parar a la dupla conformada por C.J. Anderson y Ronnie Hillman, quienes acumularon 161 yardas y tres touchdowns. Ellos fueron la clave que le permitieron espacios en la secundaria a Peyton Manning, quien, a pesar de no tener pases de anotación, sí lanzó 340 yardas.

Rodgers lució frustado ante la furiosa defensiva local, que nunca lo dejó respirar. Lucía incómodo y fuera de ritmo, por los constantes disparos de Von Miller y de DeMarcus Ware, quien incluso se dio el lujo de provocar un safety. Al final, el egresado de la Universidad de California terminó con un irreconocible desempeño:  14 pases completos de 22 intentos y cero envíos de anotación. La actuación del domingo del jersey 12 de Green Bay fue la peor, en cuanta a yardaje, desde que llegó a la Liga.

La mala actuación que dio el mariscal de campo de Green Bay, fue una infección que se propagó en todo el equipo. La defensiva, por su parte, no pudo diagnosticar los cambios que hizo Manning al ataque. Mucho menos pudo sellar los huecos en la línea, los cuales fueron aprovechados por el ya citado explosivo cuerpo de corredores local.

Broncos, quienes estiraron su perfección, también utilizaron el encuentro como una reconciliación con su ofensiva, ya que había sido blanco de críticas; la defensiva, por su parte, mantuvo su paso arrollador. Limitaron a 167 yardas a uno de los conjuntos que más yardas devoran en la NFL.