Cuidándose de evitar otro apagón en el Super Bowl

El del 2 de febrero será el primer Super Bowl que se realiza al aire libre con clima invernal. Entre sus principales preocupaciones estaba evitar el tipo de falla de sistema que ocurrió en el Superdome en febrero de 2013

MetLife Stadium, escenario del Super Bowl XLVIII
MetLife Stadium, escenario del Super Bowl XLVIII (AP)

NUEVA YORK, Estados Unidos

El director de la mayor compañía de suministro eléctrico de Nueva Jersey y otros funcionarios involucrados en planear el Super Bowl de febrero aseguran que han tomado varias medidas para asegurar que no se repita el apagón que ocasionó una demora en el juego del año pasado en Nueva Orleáns.

El del 2 de febrero será el primer Super Bowl que se realiza al aire libre con clima invernal. Entre sus principales preocupaciones estaba evitar el tipo de falla de sistema que ocurrió en el Superdome en febrero de 2013 cuando un apagón parcial ocasionó una suspensión de 34 minutos en el partido entre los Ravens de Baltimore y los 49ers de San Francisco.

Un experto independiente contratado por la compañía eléctrica de Nueva Orleáns y la administración del Superdome determinó que el apagón fue ocasionado por un defecto de diseño en un dispositivo de relevador eléctrico que fue instalado específicamente para evitar una falla de suministro eléctrico durante el juego.

Ralph LaRossa, presidente de Public Service Electric & Gas, dijo que la empresa había probado el mismo tipo de relevador utilizado en Nueva Orleáns con una carga alta de energía para asegurar que no enviará una señal falsa para apagar como sucedió en el Superdome, y que la prueba fue exitosa.

"El punto básico es que hemos tomado todas las precauciones y cada lección aprendida que hayamos podido de Super Bowls previos, de lo que sucedió con Energy, y aplicado esas mejores prácticas y lecciones aprendidas a la operación en Nueva Jersey", agregó LaRossa.

Entre las medidas adicionales, LaRossa dijo que se agregará una tercera línea eléctrica de PSE&G a dos que ya alimentan la subestación eléctrica de Meadowlands, un complejo que incluye además la arena Izod Center y la Meadowlands Racetrack. John Duffy, vicepresidente de Ingeniería y Construcción de la Autoridad de Deportes y Exposiciones de Nueva Jersey (NJSEA por sus iniciales en inglés), la entidad propietaria del terreno y la subestación eléctrica, dijo que cada una de las líneas es capaz de proporcionar energía eléctrica al complejo por sí misma, así que aun si dos salen de servicio la tercera podría proporcionar energía suficiente.

La tercera línea permanecerá instalada para uso futuro, dijeron funcionarios.

Adicionalmente, PSE&G está suministrando una subestación eléctrica móvil temporal para respaldar la subestación en el sitio. Además algunos de los eventos en los terrenos de Meadowlands serán alimentados eléctricamente por generadores, señaló LaRossa.

Se trata de un cometido masivo por una razón: LaRossa calculó que se necesitarán aproximadamente 18 megavatios para alimentar todo el complejo para el juego, o el equivalente requerido para alimentar 12.000 casas. Seis de los 18 megavatios podrían potencialmente ser proporcionados por generadores, agregó.

Los administradores del MetLife Stadium ya tienen experiencia con problemas de suministro eléctrico. Durante un juego entre los Giants de Nueva y los Cowboys de Dallas en noviembre de 2010 ocurrieron dos apagones breves, en la temporada inaugural del estadio. El problema fue atribuido a líneas de suministro del exterior del edificio. Desde entonces, la NJSEA construyó en el lugar una nueva subestación eléctrica.

"Tenemos que operar este lugar todos los días, no sólo para el Super Bowl", dijo Duffy, "así que se hubiera realizado de todas maneras".