Newton, cerca de la gloria

El quarterback de las Panteras llegó a la NFL para trascender. A su edad de 27 años, ya cuenta con una aparición en Super Bowl y es la 'cara' de Carolina para las temporadas venideras

Cam Newton, quarterback de Carolina
Cam Newton, quarterback de Carolina (Reuters)

Ciudad de México

Odiado por muchos gracias a su peculiar forma de ser, Cameron Jerrell Newton llegó a la NFL para trascender y a pesar de haber perdido su primer juego de Super Bowl, la trayectoria del originario de Atlanta pinta para ser una de las más recordadas en la historia de la liga.

Elegido en la primera ronda del draft en 2011, Newton llegó con el trofeo Heisman bajo el brazo luego de ser campeón en el futbol colegial con los Tigres de Auburn, y su primera temporada en la NFL fue simplemente de ensueño. A pesar de que las Panteras no lograron clasificarse a la postemporada, Cam fue nombrado novato del año gracias a sus impresionantes números: lanzó más de 400 yardas en su primer juego frente a Arizona y en toda la temporada acumuló 4 mil yardas por aire y 700 por tierra, además de correr para 14 anotaciones.

Para sus siguientes tres campañas(2012, 2013 y 2014) Newton continuó con el protagonismo que los distinguió en su debut y fue elegido en los tres juegos de Pro Bowl, pero el aporte del ya no tan nuevo QB en la NFL va más allá de sus números. Newton llegó a Carolina no solo para regresarlos a una final de conferencia y a un Super Bowl; con él, el equipo adquirió presencia en los emparrillados, comenzó a ser respetado, a tener personalidad e incluso a ser temido por algunos.

Y es justamente en ese punto en el que se explica por qué el mariscal de las Panteras es tan odiado por propios y ajenos, y es que más allá de su capacidad para lanzar trayectorias largas y su impresionante carrera, pese a sus casi dos metros de altura y más de 100 kg, la seguridad con la que Newton se para en el terreno es la misma seguridad que ha contagiado a todos sus compañeros. Bajo el lema "si quieren impedir que celebre mis TD lo que deben hacer es impedir que entre en la zona de anotación", el jugador de las Panteras se ha ganado que rivales y aficionados lo tachen de un tipo soberbio.

Pero Cam ha demostrado que la etiqueta no le viene del todo bien, el jugador se muestra ejemplar fuera y dentro de la cancha. Hijo de un predicador, el QB no porta tatuajes o perforaciones y hace gala de las costumbres conservadoras que se le inculcaron. Sus festejos pueden lucir exagerados, pero no todo es animadversión hacia ellos, incluso han trascendido de la NFL y deportistas como la tenista Victoria Azarenka, el mediocampista Paul Pogba o el delantero de Pumas Eduardo Herrera lo han imitado, Newton ha demostrado ser un tipo con gran calidad humana, que impulsó el 'Sunday giveaway' al regalar a pequeños aficionados los balones con los que anota.

Para él, como lo expresó en los pasados días "la gente te va a juzgar y tienen opiniones sobre cosas que yo no puedo controlar. Lo que la gente no conoce de mí es lo fuerte que he trabajado y que siempre me he visto como un triunfador, aún antes de haber triunfado", muestra que la etiqueta de jugador 'sobrado' le va mal y no es más que un chico que ha luchado por conseguir lo que ha logrado.

EL IMPULSO 'DIVINO'

En diciembre de 2014 Cam Newton sufrió un grave accidente automovilístico en el que sorprendentemente solo resultó con una lesión en la columna, al respecto, él mismo declaró que se sentía agradecido pues dada la gravedad salió prácticamente ileso, "me siento muy bien. Podría sentirme mucho peor, como todos sabemos Dios es bueno. Después de ver todo, pensé que alguien debería estar muerto", declaró en ese momento.

Y parece que ese suceso fue un parte aguas para que Newton 'explotara', luego del accidente y concluir la temporada en 2014, Cam llegó a la temporada 2015 particularmente inspirado y lideró a las Panteras para tener la campaña más espectacular en toda su historia.

Con un récord de 15-1 Carolina solo sucumbió contra los Halcones de Atlanta y Newton se adjudicó el MVP gracias a los 45 touchdowns en los que colaboró: cinco mediante pases y 10 en acarreos.

El de Atlanta consolidó su carrera y a sus 26 años supera los números que tenía Manninng a su edad, llegò a su primer Super Bowl y colocó a las Panteras en un lugar protagonista que hace años no tenían. Si bien sucumbió en ese juego, sus números y sus actuaciones, lo colocan como una gran promesa a convertirse en un inmortal de la NFL.