Adiós invicto, Broncos vence a Patriotas

No fue Peyton Manning, fue Brock Osweiler quien en un choque estilo playoffs venció a los Patriotas en un duelo que terminó en tiempo extra 30-24 para los Broncos, tras escapada de 49 yardas de CJ Anderson

C.J. Anderson y una de sus escapadas a touchdown frente a Nueva Inglaterra
C.J. Anderson y una de sus escapadas a touchdown frente a Nueva Inglaterra (AP)

DENVER, Estados Unidos

Nieve, Patriotas y Denver en el mismo emparrillado, juego con sabor a playoffs. Parece que es hora de escribir un nuevo capítulo en la historia de la NFL: Tom Brady vs Brock Osweiler. La jornada dominical cerró con un choque que tuvo que irse a tiempo extra para que hubiera un ganador, y fue Denver que con espectacular acarreo de 49 yardas de CJ Anderson, acabó con el invicto de los Patriotas.

Osweiler parecía que lo habían logrado con el joven Osweiler como QB cuando anotaron con 1:09 en el cuarto final para tomar una ventaja de 24-21. Pero Brady mostró una vez más, que aún sin Rob Gronkowski (fuera por lesión) y con ese tiempo disponible, puede llevar a su ofensiva a la yarda 29 del rival para que su pateador empate el duelo. Así terminaron cuatro cuartos de juego, y había más futbol americano.

La presión defensiva de los Broncos no dejó que Brady hiciera daño en la prórroga, pero Osweiler sí lo hizo. Tras un acarreo de dos yardas y un pase completo a Owen Daniels, llegó el acarreo mortal. Una jugada resbalada en 3 y 1 tuvo grandes bloqueos, más la velocidad y elusividad de CJ Anderson, se convirtió en una escapada que le asestó la primera derrota a los Pats en la temporada, y dejó a los Broncos con un 9-2.

El choque empezó con una muestra de poder de los Patriotas. Todavía sin nieve en el campo y luego de que pararon en tres jugadas al ataque de los Broncos,

Brady encabezó un ataque de que solo en cuatro jugada alcanzó la zona de anotación con un pase de anotación a Rob Gronkowski, quien lució como receptor al quitarse la cobertura del esquinero y luego, con una finta, al profundo, para poner adelante 7-0 a los Pats.

La diferencia creció en el segundo cuarto con otros siete puntos. Y fue igual de rápido, solo tres jugadas, porque vino después de que su defensiva interceptó un pase a Brock Osweiler, dejando el ovoide en la yarda 15 de Denver. La anotación fue con un pase de nueve yardas a Scott Chandler.

Broncos respondió justo antes de irse al descanso, y también fue de siete puntos. Ronnie Hillman corrió 19 yardas para alcanzar el end zone, culminando una ofensiva de 77 yardas. Así se fue al descanso el duelo.

Entonces el agua-nieve que cayó en Denver aumentó su intensidad y el emparrilado se pintó de blanco. Eso complicó el movimiento de las ofensivas, los mariscales de campo sufrieron para completar pases y con eso fueron cinco despejes que se dieron (tres de Patriotas y dos de Denver) y un gol de campo fallado (de 47 yardas en contra del viento).
Al arrancar el último periodo los Pats volvieron a marcar con una jugada grande. En tercera y ocho le lanzaron a Brandon Bolden un pase para lograr el primero y diez, pero su velocidad y un mal tacleo, hicieron que Bolden se escapara por toda la banda hasta la zona de anotación, en una jugada de 63 yardas. El 21-7 ya estaba en la pizarra con todo un cuarto por jugar. Mucho tiempo para ver más acciones.

El ataque de Denver no podía mover las cadenas y tuvo que despejar, llegando un golpe de suerte. El novato Chris Harper no tomó bien la patada de despeje, fumbleó y recuperó Denver en la 36 del rival. De ahí sí movieron el balón y llegó el segundo touchdown de la noche, un acarreo espectacular de CJ Anderson de 15 yardas con el que solo eran siete puntos de diferencia con 12 minutos por jugar: 21-14.

La defensiva de Denver logró contener al ataque rival y movió el balón hasta el otro lado, pero cuando estaban dentro de la zona roja, no encontraron la forma de anotar. No fueron por la anotación y se aseguraron de los tres puntos que los pusieron 21-17.