Turno para Weeden con los Vaqueros

Las dos victorias que tuvo Dallas en este comienzo de temporada, le costó perder a su mariscal de campo y receptor estelar

Brandon Weeden, mariscal de campo suplente de los Vaqueros
Brandon Weeden, mariscal de campo suplente de los Vaqueros (AP)

Ciudad de México

Dallas y Atlanta han iniciado la temporada 2-0, aunque el ambiente en ambos equipos es diferente, debido a que Brandon Weeden iniciará como quarterback en lugar de Tony Romo, cuando los lesionados Vaqueros reciban a los Halcones, un equipo que ya ha vencido a dos rivales de la División Este de la Nacional.

Los de Texas perdieron a Romo por una fractura de clavícula en el triunfo 20-10 en Filadelfia, y el pasador ha sido colocado en la lista de lesionados con posibilidad de regresar, lo que lo dejará fuera al menos siete partidos.

Weeden reemplazó a Tony y completó sus siete pases para 73 yardas con uno de anotación de 42 para Terrance Williams ante las Águilas. El ex mariscal de campo de Cleveland tiene récord de 5-16 como titular, incluida una racha de ocho derrotas en fila.

"Hay presión para todos en este equipo", señaló Brandon. "Así que no pondré más sobre mí, sé que tenemos un buen grupo, esperamos seguir en la dirección correcta".

Su única titularidad con Dallas fue el 2 de noviembre en una caída 28-17 ante Arizona, cuando Romo estaba fuera por una lesión en la espalda. Weeden tuvo 18 de 33 completos para 183 yardas, una anotación y dos intercepciones.

Los de la Estrella Solitaria adquirieron a Matt Cassel de Búfalo para ser el suplente.

Se trata de un ataque que ya no tiene al receptor Dez Bryant, y tal vez tampoco cuente con Jason Witten, quien ha jugado 192 partidos seguidos, incluidos los playoffs. El ala cerrada se lesionó los tobillos y una rodilla contra las Águilas, aunque su coach Jason Garrett confía en tenerlo.

El jugador más explosivo en el campo será el receptor de Atlanta Julio Jones, segundo en la Liga con 276 yardas, quien tuvo 13 recepciones y 135 yardas en el triunfo sobre los Gigantes.

"No tiene límites", aseguró el pasador Matt Ryan, "seguirá mejorando, trabaja y es un gran compañero".